CIUDAD DE MÉXICO, 13 de febrero.- El técnico José Saturnino Cardozo le hizo un halago a Isaac Brizuela, de esos que no se olvidan, tras el partido contra Jaguares de Chiapas. “Es un crack”, le dijo el técnico del Toluca. Aceptó el cumplido con agrado el canterano de los escarlatas,  pero aclaró que aún no se encuentra en su mejor nivel. 

“Llevo dos torneos jugando bien. No me conformo, creo que me faltan unos dos torneos para consolidarme y empezar a ser fundamental en el cuadro titular de mi equipo. Necesito cumplir metas y no enfocarme en sólo hacer buenos partidos”, comentó Isaac Brizuela, volante del Toluca.

El Conejito Brizuela, de 23 años, nació en San José, Estados Unidos, pero se decidió por la Selección Nacional desde las categorías inferiores por sus raíces mexicanas. Aprendió que la mesura es una cualidad necesaria para el futbolista después de quedar marginado de la convocatoria para Londres 2012 y tener que salir a préstamo con el Atlas por un año.

Ahí, en tierras tapatías, Brizuela empezó a brillar bajo el mando de Tomás Boy y al siguiente torneo José Saturnino Cardozo pidió su regreso a los Diablos Rojos. “El desequilibrio y el desborde es lo que puedo aportar”, aceptó a su retorno de Guadalajara.

Después de quedar fuera del representativo que ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de 2012, Brizuela prefirió concentrarse en tener un buen rendimiento en su equipo y evitar pensar en la posibilidad de estar en el Mundial de Brasil 2014.

“No me presiono por ir al Mundial. Trato de hacer mi trabajo de la mejor manera, sumar minutos en mi equipo y espero llenarle el ojo a Miguel Herrera para ser considerado”, explicó el Conejito Brizuela.

La puerta para estar en la Copa del Mundo se abrió en su última convocatoria.  Isaac Brizuela, contra Corea del Sur, despertó las dudas del técnico nacional Miguel Herrera. Por su banda, el Tri tuvo una vía  directa para generar oportunidades de gol.

“Con este llamado empecé a ponerme como meta ir a Brasil. Tenía considerada la posibilidad, pero no podía adelantarme hasta ser convocado y ahora estoy consciente que inicia el camino para cumplir el reto de ir al Mundial”, agregó el atacante que debutó en Toluca bajo la dirección de José Manuel de la Torre.

El niño que rompía los cristales de su casa y al que le decían el Conejito, “por la velocidad y también por mis dientes”, ahora recibe adulaciones por parte del máximo ídolo del Toluca, pero presume  en su cuenta de Twitter que “yo prefiero hablar en la cancha”.