SAN SEBASTIÁN, 13 de febrero.- El Barcelona, con un nuevo gol de Leo Messi, empató ante la Real Sociedad y confirmó su presencia en la final de Copa del próximo 19 de abril contra el Real Madrid.

El equipo del Tata Martino exhibió durante la primera mitad el futbol de toque que le caracteriza, con posesiones interminables que, sin embargo, carecieron de la profundidad necesaria para inquietar a Eñaut Zubikarai.

El público de Anoeta quería creer en el milagro y empujaba a la Real para buscar ese gol que metiera a los donostiarras en la eliminatoria, pero no podía descuidarse porque los catalanes podían anotar en cualquiera de sus acercamientos, y finalmente llegó al minuto 26 cuando Leo Messi robó un balón tras un error de José Ángel, recorrió todo el campo local y rodeado de cinco jugadores cruzó el balón y ante Zubikarai coló el balón en la portería blanquiazul.

La eliminatoria estaba perdida, pero no el encuentro. Los locales no arrojaron la toalla y estuvieron cerca de marcar el empate en un remate del mexicano Carlos Vela que Daniel Alves sacó en la línea.

En la segunda mitad, las ocasiones se sucedieron, primero con un tiro de Iniesta, luego con un disparo a la cruceta de Carlos Vela y, en cinco minutos locos, un mano a mano de Messi que rechazó Zubikarai.

El equipo catalán durmió el partido en el último tramo y los donostiarras lo aprovecharon para empatar en los últimos minutos con un gran gol del francés Antoine Griezmann, en jugada iniciada por Sergio Canales.

El empate se concretó y también el pase a la final del Barcelona, que disputará por séptima ocasión contra el Real Madrid. Ambos tienen tres triunfos.