NUEVA YORK, 12 de febrero.- Después de fletar un Jet Boeing 787 Dreamliner para viajar  de Tokio a Nueva York, Masahiro Tanaka fue presentado ayer por Yanquis.

El pitcher de 25 años aceptó el 22 de enero un contrato por siete años y 155 millones de dólares. Ayer pasó por Nueva York para una conferencia en el Yankee Stadium, antes de seguir a la sede de pretemporada del equipo en Tampa, Florida.

El lanzador japonés se colocó su camiseta con el número 19 y dijo, en inglés, “estoy muy contento por ser un yanqui”.

Tanaka fletó el avión de Japan Airlines, en el que caben unas 200 personas, por un costo de unos 200 mil dólares, según reportes, para un viaje de cinco personas y su perro Haru.

Nueva York realizó la conferencia de prensa en un salón del Legends Suite en vez de la sala habitual al lado del camerino. El vocero del equipo, Jason Zillo, indicó que fue la rueda de prensa con mayor concurrencia desde que el japonés Hideki Matsui fue presentado antes de la campaña de 2003.

“Esto es grande a lo yanqui. Esto es grande a lo Steinbrenner”, expresó el gerente general Brian Cashman.

La temporada pasada, Tanaka tuvo marca de 24-0, con 1.27 de efectividad, con los Golden Eagles de Rakuten en la liga japonesa.

Tanaka dijo que habló con Matsui y sabe que lo único aceptable para Yanquis es ganar la Serie Mundial.

“He escuchado que este lugar puede ser muy hostil”, dijo Tanaka, a través de un traductor. “Sólo quería insertarme en este ambiente y ver hasta dónde puedo llegar con mi habilidad”.

Tanaka rechazó que el que Yanquis cuente con dos de los jugadores más famosos de Japón haya sido un factor al tomar su decisión.

“Para ser honesto, la decisión de venir a los Yanquis no es porque Ichiro Suzuki o Hiroki Kuroda estén aquí. Por supuesto, crecí viéndolos jugar, incluso antes de que empezara a jugar al beisbol, y es para mí un honor estar en el mismo equipo que ellos”, agregó el lanzador.

Al histórico fichaje no le han faltado sus críticos, en especial porque  la novena neoyorquina no ha tenido éxito con lanzadores provenientes de Japón, y muchos estiman que Tanaka podría correr la misma suerte.

El abridor japonés Hideki Irabu, quien fichado en 1997, tuvo una pobre efectividad de 4.80 en tres temporadas con Yanquis. En 2007, Kei Igawa recibió un lucrativo acuerdo de casi 50 millones de dólares por cinco años que incluyó una suma de posta de 26 millones, y tuvo sólo 16 juegos en cinco años con el equipo, registrando sólo dos victorias.

Tanaka acotó que no siente presión por cumplir expectativas por su contrato.

“Ser un as no es algo que me llamo yo a mí mismo, sino una etiqueta que ponen los demás, mi intención será simplemente hacer el mejor trabajo posible y dar lo mejor con este uniforme. Me siento muy honrado de ser un yanqui y mi meta es ganar una Serie Mundial”, concluyó.