CIUDAD DE MÉXICO, 10 de febrero.- Alejandro Talavante cortó una oreja y fue el triunfador de la décimo novena corrida de la temporada Grande en la Plaza México, donde Juan Pablo Sánchez y Eulalio López Zotoluco se fueron sin premio.

El español regaló una faena genuina y expresiva en su primera salida al tercio, con el segundo de la tarde, y tuvo pasajes destacados ante un toro que en lo general brindó poco juego.

En el quinto de la tarde la fortuna ya no estuvo de su lado: el toro no ayudó y ni los esfuerzos extremos por hacerlo embestir tuvieron algún espacio para el éxito.

Talavante obsequió un toro, pero la historia también resultó miserable, era un enemigo complicado. El español lo intentó y aprovechó algunos lapsos, pero no resultó suficiente para merecer un premio.

Juan Pablo Sánchez no tuvo una tarde para el desperdicio, sin embargo falló con la espada en el segundo de su lote y terminó en blanco en el tercero de la tarde.

Sánchez se lució por el pitón derecho, recetó muletazos llenos de inteligencia; pero luego se retrasó con la espada y enfrió el ambiente.

En el sexto de la tarde parecía tener un mejor panorama, el astado tenía movilidad y Sánchez la utilizó con buena faena del lado derecho. La historia se repitió y volvió a fallar con la espada; se conformó con una vuelta al ruedo.

Zotoluco brindó una tarde de inteligencia y oficio, pero los de Bernaldo de Quirós no le dieron juego y se fue con una faena discreta en la que su récord sólo anotó palmas y silencio.