CIUDAD DE MÉXICO, 8 de febrero.- Kevin Durant afrontó el cuestionamiento quién ganaría un concurso de tiros de tres puntos entre tú y Stephen Curry, respondiendo en menos de 140 caracteres en su cuenta de Twitter: sin duda Steph, el mejor tirador.

Desde la cúspide de los anotadores de la NBA Durant se inclinó ante el guardia de los Guerreros que esta campaña ha consumado el asalto a formar parte de la élite con su primera nominación al Juego de Estrellas como parte del cuadro titular de la Conferencia Oeste.

Durant, líder encestador de la liga con 31 puntos por juego, no esconde ninguna falsa modestia en su mensaje y da crédito a la presente insignia del cuadro de Golden State. Curry ya había irrumpido en el grupo de élite y ahora cosecha los logros que ha ido acumulando desde que llegó en 2009 como el séptimo seleccionado del draft de 2009.

El hijo de Dell Curry, exjugador que en su trayectoria fue reconocido como uno de los mejores tripleadores, fue seleccionado al próximo Juego de Estrellas con lo que es el primer guerrero en tener esa distinción desde que Latrell Sprewell la tuvo en 1997.

Esa convocatoria es el más reciente brillo del joven guardia de 25 años sobre el que gira el sistema ofensivo de Golden State. El jueves dio la señal de ataque para que su equipo remontara una desventaja de 14 puntos ante los Toros con él sobresaliendo con 34 puntos para el triunfo.

Stephen consagró su mejor año como profesional la campaña pasada cuando se apropió del récord de más triples en una temporada (272) que había impuesto Ray Allen (269) en 2005-2006. La gloria de la marca de triples llegó con el pase a postemporada para Golden State por primera ocasión desde la campaña de 2006-2007.

Su impacto en la liga lo llevó a ser el segundo en las votaciones al Mejor Novato de 2009-2010 superado únicamente por el guardia Tyreke Evans, de los Reyes de Sacramento.

La gerencia general de los Guerreros marcó a Curry como la piedra sobre la que armarían su camino al futuro en la temporada 2011-2012, cuando decidieron cambiar a su entonces estrella, Monta Ellis, a Milwaukee. Esa campaña Curry quedó en la sombra para mostrar el potencial que llevó a Golden State a que fuera su principal jugador luego de que una lesión en el pie derecho apenas lo dejó participar en 26 partidos.

Esa dolencia acabó con su anhelo de formar parte del equipo estadunidense que ganó la presea de oro en los Olímpicos de Londres, y tras una larga rehabilitación volvió para ser el mejor encestador del conjunto con 22.9 puntos la campaña pasada, confirmando la fama que lo precedió en su etapa como colegial cuando lideró el circuito de la NCAA como el mejor anotador (28.6 puntos por juego) con el modesto colegio Davison en 2008-2009.

Esta campaña Curry vuelve a ser el principal argumento del éxito de los Guerreros, que están peleando entre las potencias del Oeste como el noveno mejor ataque de la liga, liderado por su joven guardia que promedia 23.8 puntos y 9.3 asistencias.

En su camino al estrellato Curry ha progresado y en enero registró su mejor mes de la campaña con promedios de 27.5 puntos y 8.1 asistencias. En las primeras semanas de febrero mantiene su letal efectividad con 25.5 puntos, con lo que ya es el quinto mejor encestador de la liga sólo superado por Durant, LeBron James, Carmelo Anthony y Kevin Love.