CIUDAD DE MÉXICO, 8 de febrero.- Rubén Omar Romano, técnico del Puebla, entiende que existan retrasos en la concepción de una idea futbolística, pero no admite esfuerzos a medias. Después de perder ante Chiapas (2-3) en la jornada cuatro, más por la forma que por el resultado, el argentino decidió alzar la voz para precisar algunas cuestiones entre sus futbolistas.

“Hablamos fuerte, porque no es posible que se haga un partido así. Ahora el equipo está metido, sacamos un resultado importante en la cancha de Veracruz (0-1) pero para que eso valga tenemos que ganarle a Chivas”, señaló.

Precisamente del Rebaño, su siguiente rival en el torneo, Romano guardó respeto y enalteció sus virtudes dinámicas y ofensivas. Pese a la derrota del cuadro dirigido por José Luis Real la semana pasada en la cancha del Omnilife (0-2), su postura sigue siendo precavida aunque el objetivo de ganar no cambia.  

“Chivas no está mal, viene de perder su primer partido. A veces dramatizamos demasiado. Había hecho muy buenos juegos, se hablaba bien de cómo se desempeñaba, pero enfrentó al líder que es Cruz Azul y que juega bastante bien. En este certamen cualquiera le puede ganar a cualquiera. El que se confía, el que piensa que uno es más que otro, cometerá un error grandísimo”, confió.

La Franja ocupa el décimo lugar de la clasificación, con apenas una victoria, tres empates y una derrota. Su productividad goleadora es de seis tantos en cinco fechas, aunque para Romano es insuficiente de acuerdo a los objetivos planteados al principio de la temporada.

“Los goles se dan igual que las circunstancias. Estamos pensando en ganar el siguiente partido, debemos trabajar fuerte para darle una alegría a la afición, porque estamos en deuda con ellos. El equipo jugó bien en la Copa, especialmente en el segundo tiempo, pero lo importante para nosotros es que todos los jugadores vayan tomando ritmo y entiendan mejor la idea que pretendemos”, comentó.

Aunque las cosas le salgan, el argentino se niega a renunciar a su filosofía. Confía en el potencial con el que cuenta para lograr la permanencia en la Primera División, pero advierte también que los resultados son necesarios desde ahora.

“Siempre trabajo igual, ganando o perdiendo, busco mejorar y que mi equipo evolucione día a día para que logre jugar mejor. Vamos a buscar la salvación de cualquier forma y todos tenemos la ilusión de estar en puestos más altos para pelear por la liguilla”, concluyó.