TORREÓN, 7 de febrero.- Oribe Peralta argumentó que los últimos enfrentamientos entre Santos y Tigres han sido de mayor importancia que los clásicos regios, por lo que calificó el duelo ante los felinos como un intenso clásico regional.

“Es un clásico aunque no le guste mucho a los regios, pero es así. Últimamente son partidos más vistosos que los propios clásicos regios”, fueron las palabras del oriundo de la Partida, Coahuila, al ser cuestionado sobre si era justo etiquetar así a dichos cotejos.

El seleccionado nacional añadió que este tipo de partidos, “son uno de los duelos que la gente espera y el que más le llama la atención a la afición de La Laguna. Entonces tenemos que aportar la mayor concentración posible para ganar el partido y también realizar las cosas que hace mucho no hacemos allá en el Volcán”, sentenció.

Ambos equipos han registrado grandes episodios, pero sin duda el más recordado es el partido de vuelta de la semifinal del Clausura 2012, en el que Peralta se encargó de cambiar la historia en tan sólo tres minutos y darle el pase a la final a Santos, que a la postre se coronaría campeón de ese torneo.

También se enfrentaron en una final un año antes, aunque el título lo perdieron los entonces dirigidos por Benjamín Galindo.

El atacante lagunero dijo no estar tan confiado por la mala situación que atraviesan los felinos, pero afirmó que lo único que a él y sus compañeros les interesa es sacar los primeros tres puntos en calidad de visitante, sin importar que esa victoria pudiera significar el despido de Ricardo Ferretti, quien no ha ganado todavía en las cinco fechas que van del Clausura 2014.

“Me gustaría ganar, porque así sumaríamos los tres puntos. La verdad que no nos interesa mucho la situación de ellos, nos interesa más la situación de nosotros; entonces sabemos que va ser un partido muy complicado porque ellos van a querer reivindicar las cosas y salir del bache. Tenemos que estar muy aplicados y conscientes de lo que vamos a hacer”, consideró.

Los Tigres ocupan la última posición de la clasificación y Santos ha escalado peldaños importantes para colocarse novenos de la tabla con seis unidades; aunque todavía está la expectativa de que su hombre referente en el eje del ataque: Oribe Peralta, convierta goles, porque ya son cinco jornadas en la que no ha anotado.

“Los goles van a caer cuando tengan que caer, estamos tranquilos y trabajando para poder aportar lo máximo al equipo y no han caído los goles, pero tenemos plantel suficiente como para sacar resultados positivos”, consideró Oribe Peralta.

Son cinco partidos en los que Santos no logra vencer a los Tigres en el Estadio Universitario. El saldo son ocho goles recibidos y sólo cuatro anotados. La victoria más reciente de los laguneros en territorio felino data del Bicentenario 2010, cuando Santos ganó 1-2 con goles de Daniel Ludueña y Jonathan Lacerda.