EAST RUTHERFORD, 1 de febrero.- Los dos mejores equipos de la NFL, uno con una ofensiva devoradora de récords y el otro con una defensa asfixiante. La primera vez al aire libre con frío que hace tiritar. Dos entrenadores que se tratan como amigos de toda la vida. Peyton Manning en el umbral de hacer historia.

Éste es el coctel que ofrecen Broncos de Denver y Halcones Marinos de Seattle para el Super Bowl de mañana.

“Extraordinario.” Ésa fue la frase con la que el entrenador de Halcones Marinos, Pete Carroll, procuró resumir la efervescencia por la edición número 48 por el campeonato de la NFL.

“Toda la expectativa, toda la atención, saber que es un evento global”, resaltó Carroll. “La dimensión del desafío que encaramos te emociona.”

Se trata de la primera edición del partido que se realiza al aire libre en una zona geográfica de Estados Unidos donde el invierno amenaza con bajas temperaturas. El montaje de este Super Bowl en el estadio MetLife, en los pantanos de Nueva Jersey, constituye una apuesta de la NFL para su futuro, sin tener que circunscribirse a Florida, Arizona y California o recintos bajo techo.

El punto culminante de la temporada será un duelo entre el equipo con la mejor ofensiva (Denver) y la defensa número uno (Seattle), ambos con idénticas marcas de 15-3 en la campaña regular y playoffs. Se trata de la sexta vez que se enfrentan la mejor ofensiva y la mejor defensiva, y los Seahawks llevarían las de ganar puesto que la defensa salió airosa en cuatro de las cinco oportunidades previas. La excepción a la regla se produjo en 1990, cuando San Francisco despachó 55-10 a Denver.

“Se ha dicho mucho de nuestra ofensiva, pero al final del día se trata de un deporte de equipo, y les recuerdo a todos que hay tres fases del juego: ofensiva, defensiva y equipos especiales”, dijo el coach John Fox, de Broncos de Denver.

También es apenas la segunda vez en las últimas 20 ediciones que los mejores equipos de cada conferencia se citan en la pelea por el trofeo Vince Lombardi.

Y sólo hay un antecedente previo de que los equipos con más yardas obtenidas y menos recibidas chocan contra sí en el Super Bowl: eso se produjo cuando en 2001 la defensa de Tampa Bay vapuleó a Oakland.

“Ésta es una rara oportunidad que tenemos de poder cerrar una campaña que iniciamos con grandes expectativas, al igual que lo hicieron los Broncos”, comentó Carrol, quien estará en su primer Super Bowl como head coach. 

Y añadió: “Nos hemos preparado para este momento por años. Es la oportunidad de enfrentarse contra alguien que ha roto todos los récords en la historia de este deporte”.

Ese individuo es Manning, quien a sus 37 años puede convertirse en el primer quarterback titular que gana el título con dos equipos distintos.

Manning viene de completar una temporada memorable, en la que eclipsó los récords de pases de touchdowns (55) y yardas (5,477). Un dato curioso Manning tiene al alcance la oportunidad de ganar el Super Bowl en el feudo de Eli, su hermano menor. Eli lo hizo en 2012, cuando Gigantes venció a Patriotas de Nueva Inglaterra.

“Es una situación única e irónica el que Eli disputó un Super Bowl en Indianápolis y que los Broncos ahora pueden ganar uno en Nueva York”, dijo Peyton.

Para hacer historia, Manning deberá desentrañar una defensa que encabezó la NFL en balones recuperados (39), intercepciones (28), y puntos permitidos (231).

Al frente de ese grupo está su polémico esquinero Richard Sherman, líder de la Liga con ocho pases interceptados.

Ayer en rueda de prensa, Carroll y Fox no dejaron de sonreír y departir como grandes amigos.

Fox dirigirá en su segundo Super Bowl, luego de perder al frente de Carolina ante Nueva Inglaterra en 2004.

“Esto es el pináculo de lo que hacemos”, dijo Fox, quien se perdió un mes de la campaña regular para someterse a una operación de corazón abierto.

“Qué valiente, el coach Fox comparó una operación de corazón abierto y su regreso como si fuera una torcedura de tobillo”, señaló Carroll. “John, eso es formidable”.

Al respecto Fox abundó: “Nunca tuve dudas. Como entrenador no suele pasar esto, probablemente tengo que remontarme a mis años como jugador para encontrar un partido en el que no haya estado, pero era obvio que necesitaba atención médica y me dieron un tiempo así que no fue un proceso tan complicado. Tras esto me sentí mejor de lo que me he sentido en mucho tiempo, pero, realmente, nunca dudé en regresar”.

 

Broncos: lo que hay que saber
  • La menguada secundaria de Denver (el esquinero Chris Harris está fuera desde hace tres semanas) supo controlar a Tom Brady en la final de la AFC, pero Champ Bailey (24), Tony Carter (32) y Dominique Rodgers-Cromartie (45) tendrán una misión más exigente ante Seattle.
  • Al esquinero Champ Bailey (12 veces seleccionado para el Pro Bowl) le ha llevado 15 temporadas llegar a su primer Super Bowl; en esta campaña se perdió 11 partidos y parte de otros dos por un esguince del pie derecho que sufrió en la pretemporada, nada menos que en Seattle. El legendario defensivo tomó la titularidad tras la lesión de Chris Harris.
  • Manning tratará de lanzar a sus receptores Demaryius Thomas y Eric Decker en condiciones favorables por las bandas y con Wes Welker y el ala cerrada Julius Thomas por el medio. También está el infatigable Knowshon Moreno, corredor que en ocasiones aparece como receptor.  Cada uno atrapó más de 60 pases en la campaña; todos tuvieron también por lo menos  10 touchdowns (Moreno tuvo 10 por tierra y tres por aire).
  • Manning tiene marca de 1-1 en el Super Bowl. Eli, su hermano menor, está 2-0. Eli acudirá para alentar a Peyton, quien estuvo en Indianápolis hace dos años cuando su hermano derrotó a Patriotas y en 2007 en Glendale la primera vez que dobló al equipo de Tom Brady. 
  • Broncos rara vez tiene que recurrir a los servicios del pateador Britton Colquitt, quien sólo ha tenido que realizar un despeje en el último mes. También tiene al mejor pateador de larga distancia de la liga, Matt Pratter, quien fijó un récord  de la NFL con un gol de campo de 64 yardas el mes pasado en medio de condiciones de mucho frío en Denver.
  • Hace seis meses, Denver fue vapuleado 40-10 por Seattle en un partido de pretemporada que dejó a Peyton Manning algo furioso.
  • Denver será el equipo local en el papel, por lo que tuvo la posibilidad de elegir su uniforme para este domingo; así, Broncos jugará con el  naranja tradicional y Halcones Marinos lo hará de blanco.

 

Halcones: para tomar en cuenta
  • El corredor Marshawn Lynch (24) ha estado incontenible en los playoffs tras un flojo desempeño en la parte final de la temporada regular. Acumuló 109 yardas, con promedio de cinco por acarreo ante la recia defensa de San Francisco en el duelo por el título de la NFC.
  • Russell Wilson tiene a quien tirarle: Doug Baldwin se ha destacado en los playoffs y Golden Tate ha estado a la altura. El tercer receptor Jermaine Kearse atrapó el pase de touchdown de 35 yardas para los puntos que marcaron la diferencia ante San Francisco.
  • La defensiva secundaria, liderada por el esquinero Richard Sherman y el safety Earl Thomas, complementados por Kam Chancellor y Byron Maxwell, puede tapar al batallón de receptores que dispone Manning. Denver no ha enfrentado a una secundaria  con semejante talento, en la que también hay que mencionar a los nickelbacks Walter Thurmond y Jeremy Lane .
  • El pateador Steven Hauschka es fiable, pero su alcance no es el mismo al de Matt Prater, de Denver;  convirtió 17 de sus 18 intentos de goles de campo desde 40 yardas o más.
  • Un factor a tomar en cuenta es que Seattle podrá disponer del receptor Percy Harvin, su gran contratación para esta temporada y quien, sin embargo, ha batallado con lesiones, por lo que sólo pudo jugar un partido de temporada regular y otro de playoff.
  • La formación que se encarga de proteger al quarterback Russell Wilson ha pasado sus apuros en la campaña; ante 49’s permitió cuatro capturas. Ayuda la elusividad que tiene Wilson, pero, presionado, un error suyo podría ser clave en el Super Bowl.
  • Seattle fue  el mejor equipo defensivo de la liga. Permitió la menor cantidad de puntos esta temporada: 231. Pero Denver se cansó de anotar, con 606 para implantar récord histórico de NFL.
  • Halcones Marinos también tuvo la mejor defensa contra el pase, lo cual es la especialidad de Peyton Manning . Se da por hecho que éste será el renglón clave.