NUEVA JERSEY, 30 de enero.- Una nevada en pleno Super Bowl. Ese ha sido el gran temor desde que se anunció que el partido por el campeonato de la NFL se iba a disputar al exterior en clima frío.

¿Cómo harán los fanáticos para aguantar el frío en el estadio MetLife? ¿Cuál sería el impacto si una intensa tormenta cause problemas para la transportación al estadio y la logística en el día del partido? ¿Y si la NFL decide posponer el duelo entre los Broncos de Denver y los Seahawks de Seattle durante 24 horas?

Si el reporte meteorológico es correcto, no hay que preocuparse por la nieve. De momento, no se anticipa nieve para este domingo. Tampoco lluvia.

"Hubiese sido fantástico con nieve", dijo el linebacker de Seattle Heath Farwell. "Así es cómo debe jugarse el fútbol americano".

Los jugadores de ambos equipos tienen experiencia previa en partidos con mucho frío, pero no todos los días deben prepararse para lo que se aguarda para este Super Bowl, con o sin nieve.

La temperatura máxima para el domingo debe alcanzar los 8 grados Celsius (48 F).

El duelo arranca a las 6.30 de la tarde y para entonces el mercurio estará bajando, con temperaturas bajo cero para cuando el partido culmine. Es previsible que esta edición sea la más fría de las 48 hasta ahora.

La única ocasión que la temperatura estuvo bajo cero o en los 40 F fue en Nueva Orleáns en 1972. Con 3 grados (39 F), los Cowboys de Dallas derrotaron 24-3 a los Dolphins de Miami en ese partido. El puntaje de Miami es el más bajo logrado por un equipo en la historia del Super Bowl.

Estas son los cinco recursos que los jugadores aseguran sirven de ayuda para aguantar el frío:

BANCAS TIBIAS: Ambas bandas tendrán hileras de bancas tibias. Los equipos pueden calibrar la temperatura que deseen.

El safety de Denver Michael Huff estará atento para sentarse: "No pasa nada durante el partido porque estás corriendo y tienes la adrenalina a mil. Te das cuenta que hace mucho frío al volver al lateral. Prefiero sentarme".

Pero el centro de Seattle Max Unger tiene otra idea: "No busco calentarme en la banda. Prefiero un punto medio. Uno se puede sentar, pero no tanto tiempo porque luego te toca volver a la cancha".

CALEFACTORES: Podrán ver a muchos jugadores situados alrededor de radiadores portátiles para tomar un poco de aire caliente. "Mientras tengamos esos calefactores, vamos a estar bien", dijo el defensive end de Seattle Cliff Avril.

CAMISETAS DE MANGA LARGA: Siempre se puede recurrir a la alternativa de usar camisetas con manga larga bajo el uniforme, pero pocos jugadores lo hacen. Avril indicó que está dispuesto a ponerse una, pero el safety de Denver Duke Ihenacho se destacó entre los que se resisten, sin importar cuán frío se ponga. "Me hace sentir muy pesado", indicó Ihenacho.

VASELINA: Con el uso de vaselina y otras lociones para mantener la piel seca en ambos brazos, los jugadores generan lo que describen como "insuladores" contra el viento.

MOVERSE MUCHO: Jacob Tamme, de los Broncos, tiene otra recomendación: "Me pongo a dar muchos brincos. Ese es mi remedio".

cmb