FLORHAM PARK, 30 de enero.-  Con un fuerte viento y temperaturas gélidas como fondo, los jugadores de Broncos de Denver salieron a entrenar en fundas con la misión de tener una práctica normal y de rutina, a medida que se acerca el Super Bowl XLVIII.

Denver tuvo su primera práctica completa en la semana previal al partido por el título de la NFL, y trabajó durante una hora y 40 minutos, luego de una sesión tutorial de 30 minutos, en una cancha artificial y al aire libre, en la cual suele entrenar Jets de Nueva York.

Al final, la temperatira alcanzó los -7 grados centígrados, con vientos de 36 kms por hora y un factor de que daba una sensación térmica de -12 grados.

“Fue sensacional”, dijo el coach de Broncos, John Fox, al término del entrenamiento. “Probamos ya la temperatura. En Denver hemos jugado con pocos elementos diferentes.

“Practicamos muchas veces con un dígito de temperatura, hemos jugado con un dígito, hemos jugado con viento. Hemos practicado en la nieve muchas veces. Estamos listos para lo que sea”, aseguró el coach de Denver,

Fox decidió no trabajar en las instalaciones bajo techo que tienen los Jets, y optaron por el pasto sintético y al aire libre, para tener los elementos que su equipo enfrentará el domingo en el MetLife Stadium en el Súper Domingo.

Sin embargo, el manejo del tiempo era parte de un panorama más amplio para Broncos, que instaló su plan de juego para el partido contra Seattle durante los tres días de prácticas en casa la semana pasada.

Fox se mostró satisfecho después del viaje a la costa este y varios compromisos vinculados a la práctica en un Super Bowl, y con el plan de juego instalado, el coach dijo que la práctica fue esencial para revisar y ajustar.

“Quería ver qué tan bien estaban al iniciar de nuevo con el trabajo, y practicar en lo que vamos a jugar. Ellos recordaron muy bien todo y nos fue muy bien. Tuvimos una buena práctica”, aseguró.

Mientras que el quarterback del equipo, Peyton Manning, como de costumbre, estuvo controlado y preciso con sus pases. Parecía que los elementos de la Gran Manzana no le afectaron.

“Está afilado”, dijo Fox. “Lo que he notado es que tuvo que acostumbrarse al clima los pasados dos años. Creo que ha hecho un trabajo increíble.”

La práctica de ayer solamente el tackle defensivo de tercer año, Sione Fua, no paticipó, y hubo visitantes de lujo.

Como parte del equipo de Fox Sports estuvieron los miembros del Salón de la Fama Troy Aikman y Howie Long, así como Jimmy Johnson. También estuvieron el dueño de Broncos, Pat Bowlen, y su director de operaciones, John Elway.

                *Texto difundido por la NFL

 

Le abren puertas al viento

El campeón de la Conferencia Nacional, Halcones Marinos de Seattle, tuvo su primera práctica completa en la semana previa al partido por el título de la NFL.

Seattle trabajó alrededor de 90 minutos en una cancha artificial y bajo techo en la que entrena Gigantes de Nueva York, pero lo hizo con las puertas abiertas para sentir el clima gélido de la región.

A la hora de la práctica de los campeones de la NFC, el termómetro registró una temperatura de -5 grados centígrados.

De los 61 jugadores del roster y del equipo de prácticas, el único que no trabajó fue el corredor Marshawn Lynch, aunque no es un hecho inusual, según el coach del equipo, Pete Carroll.

“Todos los jugadores están bien”, aseguró Carroll. “Hoy (ayer) es el día que descansamos a Marshwan. Los miércoles siempre es su día de descanso. Lo hemos hecho durante años, y siempre nos ha resultado muy bien.

“Estamos en gran forma. Somos muy afortunados de estar así de saludables en esta época del año”, añadió.

Lynch estuvo de buen humor toda la práctica, hubo un momento que actuó como un esquinero a media velocidad mientras el quarterback Russell Wilson colocaba a su primer equipo.

Lynch pasó un par de minutos hablando con el dueño de Halcones Marinos, Paul Allen, y con el gerente general, John Schneider, quienes vieron juntos el entrenamiento desde las laterales.

Carroll dijo que estaba contento con el campo y la forma en que sus jugadores de adaptaron a las condiciones generales de la práctica.

“El campo estaba un poco congelado, y eso que el campo sintético de aquí es bueno”, apuntó Carroll, quien también explicó por qué decidió trabajar un poco más tarde.

“Queremos encontrar la temperatura más cercana a la que estaremos jugando el domingo, eso es lo que queremos.  Y se supone que ahorita estamos a unos dos grados.”

             *Texto difundido por la NFL