NUEVA JERSEY, 28 de enero.- Para sorpresa de nadie, Richard Sherman no podía esperar para empezar a hablar.

Antes de que comenzara la hora asignada para hablar con los periodistas en el día de prensa de la NFL, el polémico esquinero comenzó a responder las preguntas desde un podio colocado a mitad de la arena de hockey en el centro de Newark. Cuando empezó a correr el tiempo oficial de la sesión de los Seahawks del martes, Sherman ya había contestado seis preguntas.

Mostró una versión distinta a su vociferante declaración de 20 segundos luego del juego de campeonato de la Conferencia Nacional que generó un debate sobre deportivismo y actitudes raciales.

Sherman fue divertido, encantador y nuca levantó la voz. Dijo que estaba feliz de tener una oportunidad para mostrar que es más que lo visto después de la jugada con la que su equipo aseguró la victoria contra San Francisco.

cmb