CIUDAD DE MÉXICO, 28 de enero.- Una tormenta detuvo un partido de futbol soccer y puso a correr a la mayoría de los presentes.

El juego se desarrollaba a pesar de la lluvia, posteriormente la fuerza de la naturaleza se intensificó y el árbitro central paró el partido.

De inmediato, jugadores, cuerpo técnico y los nazarenos emprendieron la carrera para resguardarse de la tormenta.

Esto sucedió en el encuentro entre Luton Town y Nuneaton de la quinta división del futbol inglés.

ald