MELBOURNE, 26 de enero.- El suizo Stanislas Wawrinka se mantuvo firme el domingo para ganar el Abierto de Australia, su primer título de grand slam, al derrotar al español Rafa Nadal por 6-3, 6-2, 3-6 y 6-3 en la final en Melbourne Park.

El octavo cabeza de serie consiguió una ventaja de dos sets mientras Nadal atravesaba dificultades por una aparente lesión en la espalda sufrida al inicio del segundo set, pero el suizo se quedó de piedra cuando su rival revivió de repente para anotarse la tercera manga en el Rod Laver Arena.

Aunque con los movimientos restringidos, Nadal contraatacó con un aluvión de goles limpios, sacando completamente a Wawrinka de su juego, y el suizo cedió el tercer set con una serie de errores no forzados.

Haciendo correr a Nadal por toda la pista, Wawrinka logró un break en el sexto juego del cuarto set. Luego el suizo cedió su saque con un terrible servicio, pero se recuperó y logró la oportunidad de servir para ganar el partido.

El suizo mantuvo los nervios en el momento decisivo y sirvió con contundencia para sumar su primer torneo de grand slam con una derecha imperial a la línea de fondo.

Wawrinka elevó los brazos para celebrar su triunfo y, tras saludar a un triste Nadal, fue a consolar al español a su banquillo.

Primero, Rafa, lo siento mucho por ti, espero que tu espalda esté bien. Eres un gran amigo y un gran campeón", dijo Wawrinka en la entrega de trofeos.

El año pasado protagonizaste un gran regreso al tenis. Para mí, es el mejor gran slam de la historia", añadió

Ahora mismo no sé si estoy soñando, supongo que lo asumiré por la mañana", continuó.

Nadal, campeón en 2009, se limpió las lágrimas en la ceremonia de entrega de trofeos, superado por la emoción en un partido que fue como una montaña rusa.

Lo primero que quiero decir, gracias Stan, tenemos una gran relación y realmente te lo mereces hoy, así que muchas felicidades y te deseo todo lo mejor".

Al público, han sido dos semanas muy emotivas que siento terminar así. Me he esforzado mucho".

El año pasado fue duro por no poder jugar aquí, gracias por vuestro apoyo, nos veremos el año que viene".

El triunfo selló quince días notables para Wawrinka que se convirtió en el primer hombre en 21 años que derrotó al número uno y número dos del mundo en un grand slam desde que lo lograra Sergi Bruguera en Roland Garros en 1993.

Cinco días después de acabar con el reinado de tres años de Novak Djokovic en Melbourne, Wawrinka negó a Nadal el convertirse en el tercer hombre en haber ganado al menos dos veces los cuatro grand slams.

jrr