NUEVA YORK, 24 de enero.- Cuando los fanáticos de la NFL llenen las calles de Nueva York la semana próxima antes del Super Bowl, la policía los va a estar observando muy de cerca — en persona, por aire y en cámaras de circuito cerrado.

El Departamento de Policía de la ciudad ha instalado calladamente unas 200 cámaras de seguridad temporales en el centro de Manhattan para ayudar a detectar problemas en el "Super Bowl Boulevard", una feria al aire libre de 13 cuadras, durante los días previos al partido. Carteles que promueven la feria están en los mismos postes que otros claramente menos festivos que dicen: "Cámara de seguridad de la policía en el área".

Las cámaras son apenas una faceta de una vasta operación de seguridad por decenas de agencias del orden que se pasaron los últimos dos años preparando su versión de una defensa por zonas para proteger los eventos del Super Bowl en diversos puntos.

Manhattan y Brooklyn serán sedes de decenas de celebraciones previas al juego, mientras que al otro lado del río Hudson, Newark va a ser anfitriona del Día de la Prensa y Jersey City albergará a los Halcones Marinos y Broncos en hoteles antes del arranque del partido el 2 de febrero en el MetLife Stadium en East Rutherford.

En una reciente sesión informativa sobre seguridad en el estadio, jefes policiales y otros funcionarios dijeron que el éxito será medido en parte por lo bien que las autoridades oculten sus preocupaciones sobre amenazas potenciales.

Las autoridades "saben que éste es el equivalente a su Super Bowl en cuanto a la seguridad", dijo Jeffrey Miller, jefe de seguridad de la NFL. "Por eso todos hemos estado trabajando duramente para asegurarnos de que nos hacemos cargo de los asuntos logísticos y de seguridad para que los fanáticos puedan venir y disfrutar lo que ven en el terreno".

Como precaución, las autoridades mayormente han declinado dar detalles sobre los planes de seguridad. Tampoco han pronosticado los costos.

Pero en la reunión, el jefe de la Policía estatal de Nueva Jersey dijo que hasta 700 agentes van a ser asignados a patrullas en el estadio y sus alrededores. La NFL ha asignado otros tres mil agentes privados de seguridad.

En Manhattan, la policía de Nueva York va a aprovechar su experiencia protegiendo la celebración anual de vísperas de Año Nuevo en Times Square, la Asamblea General de la ONU y otros eventos importantes. El departamento ha estudiado además ataques con bombas y de otro tipo, tanto en el país como en el extranjero, para refinar su enfoque en la protección contra terrorismo.

"Estamos acostumbrados a eventos grandes y estamos preparados para responder a lo que se presente", dijo James Walters, oficial al comando del buró contraterrorismo de la Policía de Nueva York.

Waters relató que funcionarios de la policía neoyorquina se reunieron con sus colegas de Boston tras el ataque con bombas el año pasado contra el Maratón de Boston para evaluar los riesgos de ataques futuros en circunstancias similares. La policía de Nueva York respondió cubriendo el área de la meta del maratón de la ciudad con cámaras de seguridad — algo que será duplicado en el Super Bowl Boulevard.

Analistas del FBI monitorearán informes de inteligencia la semana del partido para detectar posibles amenazas.

Jeffrey Strauss, que visita Nueva York y asistirá al Super Bowl, dijo que se siente agradecido por las medidas de seguridad. Pero le preocupa más el viaje al estadio y posibles problemas con el clima que cualquier posible problema.

"No voy a ir al partido con miedo", dijo. "Pienso que hay más probabilidades de que me congele que de que me mate un terrorista".

ald