MONTERREY, 24 de enero.- Con el triunfo obtenido a mitad de semana en la Copa MX, Tigres de la UANL y Pumas de la UNAM se medirán este sábado en la fecha cuatro del Clausura 2014, en espera de tener un revulsivo que los lleve a ganar su primer partido del torneo.

Ambos equipos llegan a este compromiso en igualdad de circunstancias, es decir, sin conocer la victoria en la Liga MX, con apenas un punto sumado de nueve posibles y en el fondo de la clasificación general, por lo que llegan necesitados de ganar.

Y aunque ya ganaron en el certamen copero, Tigres goleó 6-1 al Atlético San Luis y Pumas 3-0 a Delfines del Carmen, en la Liga las cosas no han ido del todo bien y el sábado a las 19:00 horas podrían volver a su triste realidad.

El estadio Universitario podría ser testigo del despertar de alguno de los dos o si de plano ambos continúan en su mediocridad y sus directivas empiezan a tomar cartas en el asunto, como en su momento lo anunció el cuadro auriazul.

La escuadra que dirige Ricardo Ferretti ocupa la última posición de la tabla general con apenas una unidad, en tanto que la comandada por José Luis Trejo está en el lugar 16 también con un punto, lo que habla del mal momento que viven ambos.

Para este cotejo, el once neoleonés tendrá algunas bajas, como Israel Jiménez e Iván Estrada, ambos por lesión, así como las del brasileño Anselmo Vendrechovsky y del colombiano Hernán Darío Burbano, por suspensión.

Este imponderable podría jugar en contra del equipo que cuenta con la nómina más alta del futbol mexicano, aunque Pumas no está en una situación como para poder sacar provecho de esa condición en la que llegará el rival.

Por la urgencia con la que llegan en busca de la victoria, se espera un encuentro abierto y de llegada sobre ambas porterías, aunque no se puede descartar que se dediquen a cuidarse y muestren su falta de ambición para ganar.

 

mef