MELBOURNE, 24 de enero.- El tenista español Rafael Nadal mostró gran parte de su poderío para acceder el viernes a la final del Abierto de Australia tras vencer al suizo Roger Federer por 7-6, 6-3 y 6-3.

El número uno del mundo se enfrentará el domingo al también suizo Stanislas Wawrinka, octavo preclasificado.

En una noche ventosa en el Rod Laver Arena, el campeón en Melbourne Park el 2009 extendió a seis partidos de Grand Slam su racha ganadora ante Federer con una perfecta mezcla de precisión y potencia.

Tras superar a Federer con un 7-4 en el "tie-break" del primer set, Nadal rompió dos veces el saque de su rival para quedarse con el segundo parcial.

En el tercer set, el mallorquín logró un quiebre decisivo cuando estaban 3-3 para poco después sellar el triunfo tras dos horas y 24 minutos de partido.

"Creo que esta noche jugué mi mejor partido del torneo. Estoy muy feliz", dijo en una entrevista en la cancha Nadal, quien se perdió el torneo del año pasado por una lesión. "Después de perder el año pasado, es muy emotivo para mí estar de vuelta en esta cancha, en la Rod Laver", dijo el 13 veces ganador de torneos de Grand Slam.

Este contundente triunfo del español volverá a alimentar el debate sobre el mejor jugador de todos los tiempos.

Nadal extendió su dominio sobre Federer a 23 triunfos y 10 derrotas, y lo volvió a vencer sin mayores problemas en pista dura, la superficie en la que ambos jugadores se pueden enfrentar en condiciones más igualitarias.

 

pdg