WASHINGTON, 22 de enero.- Estados Unidos enviará a Sochi, Rusia, personal de seguridad, incluyendo agentes de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), para proteger a los atletas que participarán en los Juegos Olímpicos de Invierno 2014, anunció hoy la Casa Blanca.

A pesar de los reportes sobre amenazas de ataques durante este encuentro deportivo, el vocero presidencial, Jay Carney, insistió que las medidas no revisten un carácter extraordinario por ser práctica común frente a este tipo de actos.

"Ese es el procedimiento operativo estándar para eventos de gran tamaño como éste, donde cientos de miles de ciudadanos, atletas y periodistas estadunidenses, además de patrocinadores del equipo, estarán presentes por un tiempo", explicó.

Las tareas de seguridad estarán a cargo de la división de seguridad del Departamento de Estado, en tanto que los agentes del FBI servirán como enlace con las agencias de seguridad rusas.

En conferencia de prensa, Carney dijo que su gobierno está consciente de las crecientes amenazas sobre atentados que se han reportado en los últimos días, los cuales reconoció "por supuesto son motivo de preocupación".

Dijo que su gobierno ha ofrecido al de Rusia "cualquier asistencia que ellos pudieran requerir para hacer frente esta amenaza", aunque no precisó si el ofrecimiento ha sido aceptado.

Hizo notar, que el Pentágono anunció este lunes la movilización de dos navíos de guerra hacia el Mar Negro "como parte de la prudente planeación y preparativos que se requieren para un evento como éste".

Carney tampoco precisó si este ofrecimiento fue discutido el martes por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, durante la conversación telefónica que sostuvo con el mandatario ruso Vladimir Putin.

ald