WASHINGTON, 21 de enero.- El cornerback Richard Sherman negó ser un villano, ante las críticas que recibió por una declaración que hizo luego de participar en la jugada crucial para que los Seahawks de Seattle ganaran el domingo la final de la Conferencia Americana.

En una columna para el sitio SI.com, en el que ha escrito regularmente, Sherman dijo que los comentarios que hizo en una entrevista posterior al partido del domingo con el reportero de Fox Erin Andrews se derivaron de la adrenalina que sentía en ese momento y del desagrado que siente por el receptor de los 49ers de San Francisco, Michael Crabtree.

Durante la entrevista, Sherman dijo a gritos que Crabtree era un receptor mediocre.

"Fue algo estridente, que dije en el momento, y es sólo una parte pequeña de la persona que soy", escribió Sherman.

Sherman agregó que sus problemas con Crabtree se derivan de un incidente que involucró a ambos antes de la campaña en Arizona, pero no dio detalles al respecto.

En la jugada decisiva del partido dominical, Sherman desvió un balón dirigido a Crabtree, quien estaba en la zona de anotación. El ovoide terminó interceptado por Malcolm Smith, con lo que se esfumó cualquier posibilidad de que los 49ers remontaran.

cmb