CIUDAD DE MÉXICO, 21 de enero.- El entrenador de los Rojinegros del Atlas, Tomás Boy, reconoció estar preocupado por la posibilidad de que no le alcance el tiempo para mantenerlo en la Liga MX.

"Me siento insatisfecho; me preocupa, no tener tiempo", dijo el estratega al referirse a la situación del Atlas, amenazado con bajar a la división de ascenso.

Según Boy, para armar un equipo se requieren por lo menos dos meses y medio, pero es posible destruirlo en 15 días y luego cuesta mucho volverlo a componer. "Es como las casas, cuesta más remodelarlas que comprarlas", señaló.

El Atlas ocupa el penúltimo lugar de la tabla de porcentajes que decidirá el club que bajará en abril a la división de ascenso y aunque exhibe cinco puntos de ventaja sobre el Atlante, el equipo necesita mejorar su rendimiento, luego de sumar un empate y dos fracasos en sus primeras tres salidas en el Torneo Clausura 2014.

"Todos están nerviosos desde el principio; yo mismo estaba nervioso desde antes de empezar el campeonato. Cuando se crean expectativas de este nivel, es normal que cuando no haya resultados, haya nerviosismo", observó.

El próximo fin de semana, en la cuarta jornada del campeonato, el Atlas recibirá al América, tercero de la clasificación.

ald