PARÍS, 21 de enero.- Franck Ribéry y Karim Benzema brillaron por su ausencia al reanudarse ayer el juicio que se les entabló a ambos acusados de haber tenido relaciones sexuales con una prostituta menor de edad.

De ser hallados culpables, podrían ser condenados a tres años de cárcel. El proceso había sido aplazado en junio por razones técnicas.

Los jugadores no están obligados a presentarse y sus abogados dijeron que no lo harán a lo largo del proceso que duraría hasta el jueves, aunque su no comparecencia podría influir negativamente en los jurados.

Zhia Dehar, de 21 años, dice que Ribéry la llevó a Munich para festejar su cumpleaños en el 2009 cuando ella tenía 18 años. Indicó, no obstante, que le mintió a los jugadores acerca de su edad y les dijo que era mayor de edad.

Dehar “no se considera una víctima”, comentó el abogado de Ribery, Carlo Alberto Brusca. “Les recuerdo que los fiscales recomendaron que se desestime el caso. Tenemos un juicio sin acusaciones”, añadió.