LA PAZ, 20 de enero.- El hecho de que Bolivia no se haya clasificado al Mundial de este año no impidió que un ciudadano de este país levantara la Copa FIFA.

El presidente Evo Morales fue el encargado de alzar el trofeo que se disputará en Brasil. La copa llegó el lunes a La Paz, como parte de un recorrido que la lleva por los países de América Latina.

Morales recibió la copa en Palacio de Gobierno, donde se le obsequió además una réplica pequeña. El mandatario es gran aficionado al fútbol.

"No hemos tenido la oportunidad de competir, pero por lo menos vamos a ver (la Copa), agradecer a la FIFA por esta gran oportunidad de conocer la Copa del Mundo de fútbol", expresó Morales.

Este martes, la Copa se exhibirá en un lugar público para que los fanáticos del fútbol puedan fotografiarse con ésta, antes de que se le lleve a Perú, su próxima escala.

Bolivia solo se clasificó una vez al Mundial, en 1994. En el acto del lunes, participaron Morales y jugadores de aquella selección.

cmb