LONDRES, 20 de enero.- Jerome Champagne lanzó el lunes su candidatura a la presidencia de la FIFA, aunque dio a entender que probablemente la retire si Joseph Blatter decide postularse para un quinto período.

Champagne es un dirigente francés, ex diplomático, que fue estrecho colaborador de Blatter antes de alejarse sorpresivamente de la FIFA en el 2010.

Es el primero en lanzar su candidatura y lo hizo predicando la necesidad de "una FIFA diferente, más democrática, que se comporta mejor y que hace más".

Al ser reelegido para un cuarto período en el 2011, Blatter dijo que no volvería a postularse. Pero posteriormente dio indicios de que sí podría hacerlo.

Cuando se le preguntó a Champagne si le podría ganar a Blatter, respondió que "no, no lo creo. Es alguien de mucho peso".

Champagne se abstuvo de criticar a Blatter y de decir concretamente si retiraría su candidatura en caso de que el suizo volviese a postularse.

"No sé lo que hará (Blatter)", expresó. "Me postulo, pero no sé qué pasará en los próximos cuatro meses".

El presidente de la UEFA Michel Platini también estaría considerando postularse.

Champagne fue director de relaciones internacionales de la FIFA. Su trabajo fue elogiado, pero causó malestar en algunas confederaciones y se cree que eso fue lo que lo impulsó a irse de la FIFA.

Pelé le ha brindado su apoyo.

"Conozco su visión del fútbol y del futuro del deporte y por eso le tengo fe", dijo el brasileño en un video mostrado durante el anuncio. "Colaboramos muchos años. Tiene experiencia y estuvo en la FIFA mucho tiempo", agregó.

"Quiero lo mejor para el fútbol y él es una persona en la que se puede confiar", insistió.

Champagne dijo que hay que combatir "la forma elitista que están tomando las competencias, con un desequilibrio importante y creciente entre continentes, países e incluso en las mismas ligas nacionales".

Dio como ejemplo la hegemonía de Real Madrid y Barcelona, que se llevan el grueso de los ingresos de la televisión, y el poderío económico de algunos clubes de la liga Premier de Inglaterra.

No fue específico en sus propuestas y tampoco dijo cómo haría para combatir lo que describió como "sueldos y transferencias exorbitantes", que según él afectan la credibilidad del fútbol.

cmb