CIUDAD DE MÉXICO, 20 de enero.-Arturo Saldívar se convirtió en el triunfador de la décimo cuarta corrida dentro de la Temporada Grande 2013-2014 de la Plaza de Toros México, donde las faenas del quinto y el sexto toro fueron las que dieron historia a la tarde.

Saldívar mostró un compromiso envidiable con los asistentes y eso le remitió una merecida oreja ante un toro que tenía recorrido, pero que era también demasiado brusco.

Antes, en el segundo de la tarde, Saldívar no se detuvo ante la poca colaboración del enemigo y con mucha paciencia y esfuerzo mostró aplomo para contagiar al público.

Sin embargo, un pinchazo evitó que el respetable solicitara la oreja y él sólo se quedó con el recuerdo de la ovación.

7 toros se lidiaron en la corrida de ayer en La México

En el quinto vino el premio para el torero mexicano, fue lo más digno de la jornada. Saldívar aprovechó que tenía buena embestida y tuvo gratos momentos, con series notables por el pitón derecho para llevarse un merecido premio.

La de Saldívar era una faena que pintaba para generarle algo más que una oreja, incluso salida a hombros de la plaza más importante de México, pero la espada no respondió.

Ésa fue la razón por la que una faena que había llevado con excepcional larguesa y valor se quedó en solitario apéndice como mayor reconocimiento.

Aún así, Saldívar dio una buena cátedra de paciencia, sin arrebatos y con mucho valor porque el burel llegó a rozarle el bordado.

1 oreja se perdió Silveti por fallar con la espada

Juan Pablo Sánchez cosechó aplausos y silencio. Tuvo muy buenos muletazos con la izquierda, pero cuando la faena estaba a punto de despegar se topó con la poca colaboración del toro.

Sánchez mostró buenos momentos de pasos naturales con su clásico temple, pero no trascendió ni siquiera en el de regalo.

Diego Silveti obtuvo silencio en el tercero de la tarde y primero de él. En el sexto, tuvo más fiereza y transmisión en sus acometidas, por lo que el de Irapuato trabajó con finura por el pitón derecho.

Pero la falla llegó a la hora de matar, y una estocada defectuosa le quitó la posibilidad de llevarse trofeos. Terminó con unos decorosos aplausos.

Los toros presentados, con un promedio de 493 kilos, fueron variables; pero en sus mejores exponentes mostraron fortaleza y ganas de ir al frente, algo que sólo Saldívar fue capaz de aprovechar.

El próximo domingo lidiarán en la Plaza México Rodolfo Rodríguez El Pana, Morante de la Puebla y Joselito Adame, ante el ganado de Montecristo.