CIUDAD DE MÉXICO, 16 de enero.- El tercera base de los Yanquis de Nueva York, Alex Rodríguez, quien hace unos días recibió una suspensión por 162 partidos que lo hará perderse toda la temporada 2014 de las Grandes Ligas, aseguró que aún no se ha cerrado el libro sobre su carrera y hay  muchos capítulos por terminar.

   El pelotero mejor pagado de las Grandes Ligas estuvo ayer en la Ciudad de México para  inaugurar su quinto gimnasio,
Energy Fitness, en Pericoapa.

A pesar de que apenas el sábado anterior el juez Fredric Horowitz le impuso dicha sanción, A-Rod se presentó para cortar personalmente el listón  y posteriormente atender a los cuestionamientos.

Antes de la conferencia con el toletero dominicano se avisó que por cuestiones legales el ex pelotero de Marineros de Seattle no hablaría de la suspensión.

“Llevo jugando 20 años en las Grandes Ligas y muchas cosas buenas han pasado, no todo puede ser un carnaval y ésa es la realidad de la vida, hay subidas y bajadas y mi carrera ha tenido de los dos, subidas y bajadas”, dijo A-Rod.

“Pero tengo muchos fanáticos que son fieles, no solamente en Estados Unidos sino en todo el mundo, que creen en mí y por eso tengo mucho ánimo, mucho apoyo en un tiempo muy difícil. Para mí el libro no se ha acabado, hay muchos capítulos por terminar y los voy a terminar fuerte”, añadió el pelotero de Yanquis.

Más allá de mostrarse deprimido por el año de inactividad en Grandes Ligas y sobre todo por dejar de percibir los 24 millones de dólares en la temporada 2014.

El dominicano dijo que aprovechará para descansar, estar con su familia, atender sus negocios y prepararse con todo para la campaña 2015.

“El descanso es lo mejor que me ha pasado. Éste va a ser mi primer verano libre en 30 años. Puede ser un favor grande el que me han hecho, porque jugar 20 temporadas sin un descanso y va a ser un año bueno para descansar, prepararme físicamente para el futuro y empezar un capítulo nuevo en mi vida”, expresó.

No todo fue miel sobre hojuelas en su visita a la Ciudad de México, ya que para su regreso a las Grandes Ligas en 2015 tendrá una anécdota más para contar.

A su llegada al inmueble, A-Rod subió al elevador al  lado de amigos y socios del gimnasio y a pesar de que la alarma de exceso de peso sonó, nadie hizo caso y se quedaron atorados por cerca de media hora.

Rodríguez aseguró que él quiere mantenerse jugando para los Yanquis de Nueva York.

“Me faltan tres años de contrato con los Yanquis y espero jugar bien y terminar mi carrera con Nueva York. Llegar al clubhouse y verte en el espejo con ese uniforme es como decir ‘no puedo creer que esté vistiendo este uniforme tan histórico, y eso es algo que no sólo pienso yo, sino todos mis compañeros estamos muy orgullosos de jugar para un equipo como los Yanquis.”