CIUDAD DE MÉXICO, 13 de enero.- El suizo Stanislas Wawrinka avanzó a la segunda ronda del Abierto de Australia en mucho menos tiempo de lo que él o su rival, el kazajo Andrey Golubev, pudieron haber adivinado.

Wawrinka se vio beneficiado por una lesión en la pierna de su rival para seguir adelante en el primer Grand Slam de la temporada.

Con el marcador 6-4 y 4-1 en favor del suizo, Golubev no continuó jugando y luego de una hora y cinco minutos se decretó el triunfo del octavo sembrado en la rama varonil.

Wawrinka espera mejorar su desempeño de la temporada pasada que lo llevó a ser uno de los ocho mejores del circuito y disputar al final de la temporada el torneo de Maestros en Londres.

El ruso Mikhail Youzhny, décimo cuarto favorito del certamen, también se presentó con éxito en las pistas de Melbourne y derrotó por 6-1, 6-4 y 6-2 al alemán Jan-Lennard Struff en una hora y 49 minutos.

Otro jugador entre los sembrados, el croata Ivan Dodig (32), venció en tres sets a su compatriota Ivo Karlovic, por 7-6 (10/8), 6-3 y 7-6 (7/4), en los primeros resultados que se presentaron en la jornada inaugural del torneo.

Djokovic se pone dulce

Unas horas antes de su primer partido en Australia, ante el eslovaco Lukas Lacko, el serbio y campeón defensor Novak Djokovic dio una conferencia de prensa en la que mantuvo una tradición.

“Como saben, se está convirtiendo en una tradición que reparta chocolates entre ustedes en el final y el inicio de la temporada”, dijo el serbio.

Dicho y hecho: Djokovic abandonó su silla en el estrado y, con dos cajas de chocolates comenzó a recorrer las filas en las que se ubicaban los periodistas en la sala de conferencias.

Algunos recibieron de buen grado el obsequio del ex número uno del mundo, otros no pudieron disimular su incomodidad o incluso se alejaron para no participar en el reparto.

Sonriente y haciendo bromas permanentemente, “son chocolates sin gluten”, dijo en alusión a su dieta, algo le falló sin embargo a Djokovic: una de las caja de bombones de chocolate se resbaló de sus manos, desperdigando el contenido por el piso, y debió pedir otra de reemplazo.

Nole, quien este año contrató al ex tenista alemán Boris Becker para ser parte de su equipo de trabajo, dijo que el tenis agresivo del teutón le puede ayudar de mucho.

“Estoy muy feliz por sumar a Boris a mi equipo. Tengo el máximo respeto por lo que logró en su carrera, y creo que con sus fantásticas voleas y la mentalidad de tenis agresivo me puede ayudar mucho”, aseguró Djokovic. “Fue número uno y campeón de seis Grand Slams.”