GUADALAJARA, 12 de enero.- Cuatro meses después de su único gol con el Guadalajara (7 de septiembre de 2013), Aldo de Nigris recuperó la alegría y resolvió el triunfo del Rebaño ante Jaguares de Chiapas en la cancha del estadio Omnilife.

Así como tantas veces lo hizo en el Monterrey, el delantero regiomontano tomó posición en el área y se encontró con un rebote en el poste, tras un cabezazo de Omar Bravo, que lo dejó solo para empujar el balón a las redes.

Hasta antes de su aparición, los rojiblancos habían tenido severos problemas para organizar jugadas de peligro y ni Rafael Márquez Lugo ni Bravo dieron los resultados que su técnico José Luis Real visualizaba para llevarse los tres puntos.

De Nigris tuvo otra opción minutos después de abrir la cuenta en favor de Chivas, sin embargo, su remate de cabeza fue directo al poste superior aun cuando el guardameta Alfredo Frausto había sido superado por completo.

Los chiapanecos parecieron beneficiarse del ritmo lento del partido, pudieron conseguir la ventaja con un remate del argentino Lucas Viatri pero el esférico salió por un lado del arco.

A falta de llegadas, los locales optaron por circular el balón en el medio campo y probar con disparos de larga distancias que, pese a llevar potencia e intención de colarse entre los tres postes, fueron contenidos por la zaga de los Jaguares.

Fueron varios los intentos de Carlos Fierro por la banda derecha, aunque el Güero no encontró un aliado cercano que lo hiciera sentir más cómodo para rematar frente a Frausto. Quien sí pudo pesar más fue de Nigris, que parece tener una revancha personal tras sumar apenas un tanto en el pasado torneo luego de llegar como uno de los refuerzos estelares del Rebaño.

La recompensa al esfuerzo de Aldo, además del gol, fue la primera gran ovación que los aficionados le dedicaron al salir de cambio en el minuto 90. 

Tras su salida, Chivas se dedicó sólo a conservar el resultado y manejar los tiempos del partido sin correr riesgos en su zona baja. Israel Castro, una de las nuevas voces de mando, bajó la intensidad y movió con más calma la pelota de un lado a otro, siendo custodiado por Jorge Enríquez y Patricio Araujo.

Pese a la euforia de la victoria, el técnico José Luis Real se fue con el pesar de que Omar Bravo, su capitán, dejó el campo lesionado en el complemento y tendrá que someterse a una prueba médica para conocer la gravedad de la molestia.

 Chivas se ubicó en la quinta posición del Clausura 2014 con cuatro puntos en dos juegos, mientras que Chiapas sigue hundido en el puesto 15 con apenas una unidad.