CIUDAD DE MÉXICO, 10 de enero.- Los recién elegidos al Salón de la Fama del Beisbol de las Grandes Ligas, Greg Maddux, Tom Glavine y Frank Thomas, se juntaron por primera vez ayer para dar una conferencia en el Hotel Waldorf Astoria, en Nueva York.

A cada uno se le preguntó cuál sería la descripción en una palabra que les gustaría ver en la placa para su entronización del 27 de julio en Cooperstown.

“Creo que ‘más allá de los logros (Overachieve)’ sería una buena”, dijo Maddux, quien ganó 355 partidos para Bravos, Cachorros, Padres y Dodgers. “Logré todo lo que tengo con cada parte del talento que tuve.”

Mientras que Glavine dijo, “creo para mí pueden escoger una de dos: ‘Confiable’ o ‘Duradero’”, señaló el compañero de Maddux durante 10 años con Atlanta, y ganador de 305 partidos para Bravos y Mets.

“Estoy orgulloso por el hecho de haber realizado tantas aperturas (682), y haber lanzado tantos innings (cuatro mil 413 y un tercio) y nunca haber sido colocado en la lista de lesionados. Duradero es la forma en la que me gustaría que me vieran, ese tipo de persona”, añadió.

“Para mí, creo que podría ser ‘Consistente’ y ‘Remolcador’”, dijo Thomas, quien bateó para .301, pegó 521 jonrones y empujó mil 704 carreras en 19 temporadas, 16 de ellas con los Medias Blancas de Chicago y las últimas tres las dividió entre Azulejos y Atléticos.

“Soy una persona de un gran impulso. No me llamaría a mí mismo un diamante, pero me tomó muchos años pulir mi carrera para llegar a donde quería llegar”, expresó.

Los tres peloteros, elegidos al Salón de la Fama en su primera aparición en las boletas, se unirán a tres de los grandes managers de todos los tiempos, Bobby Cox, Joe Torre y Tony La Russa, en el escenario del Clark Sports Center el siguiente verano.

Los pilotos fueron elegidos por el Comité de Expansión el mes pasado.

Los tres jugadores, quienes se combinaron para ganar seis Cy Youngs y dos nombramientos al Jugador Más Valioso, además de tres managers que ganaron 17 banderines y ocho títulos de Serie Mundial, siete mil 558 partidos de temporada regular y 40 veces acabaron en primer lugar.

Desde la primera generación, cuando 11 jugadores entraron en 1939, no se ha visto tanto talento junto en Nueva York. Al menos desde 1999, cuando Nolan Ryan, Robin Yount y George Brett fueron elegidos.