WASHINGTON, 7 de enero.- A medida que se acerca la fecha del gran evento deportivo del año en Estados Unidos, como es la disputa del Super Bowl de la NFL, también llegan las críticas a lo difícil que es encontrar entradas a precios normales y eso ha sido lo que ha denunciado un aficionado.

Un hombre de Nueva Jersey demandó a la NFL, acusando a la liga de elevar los precios del Super Bowl para dejarlos fuera del alcance del aficionado promedio y fomentar que se dé la especulación dentro del mercado negro y de la reventa.

El demandante responde al nombre de Josh Finkelman, de New Brunswick (Nueva Jersey), y en su demanda argumenta que la NFL solamente ofreció el uno por ciento de todas las entradas disponibles al público para ser adquiridos a su valor real.

Finkelman destacó que eso significa que la mayoría de aficionados deben adquirir sus entradas en el mercado secundario, donde los revendedores pueden pedir miles de dólares por entradas que normalmente no superarían los 200 dólares.

La demanda de Finkelman fue interpuesta el lunes en una corte federal en Newark y en la misma se argumenta que la NFL está violando la New Jersey Consumer Fraud Act.

El abogado Bruce Nagel, que representa a Finkelman, informó que la demanda busca cientos de millones de dólares por daños y perjuicios.

Por su parte, la NFL dijo que está revisando el asunto, pero que de momento no tenía nada que decir al respecto.

Sin embargo, la liga notó que tres cuartas partes de las 83 mil entradas que estarán disponibles para el partido a disputarse el próximo 2 de febrero en el MetLife Stadium, de East Rutherford, son repartidas a los equipos, que las venden a los aficionados que ganan sus loterías a su precio real.

ald