PYONGYANG, Corea del Norte, 7 de enero.- El ex jugador de la NBA, Charles D. Smith, dijo que siente remordimiento por viajar a Pyongyang con Dennis Rodman para un partido de exhibición de baloncesto por el cumpleaños del líder norcoreano porque el evento ha sido eclipsado por política y viciado por los comentarios del propio Rodman.

Smith y otros ex jugadores de la NBA van a jugar con Rodman contra un equipo de norcoreanos el miércoles al que se espera asista el líder Kim Jong Un. Muchos de los jugadores expresaron el martes en privado dudas a causa de una ola de críticas en Estados Unidos.

Smith, que jugó para los Knicks de Nueva York, dijo que el viaje a Corea del Norte ha sido eclipsado por la política y las frecuentes fanfarronadas de Rodman sobre su amistad con Kim.

"Lo que estamos haciendo es positivo, pero está siendo eclipsado por las circunstancias que lo rodean", dijo Smith. "Al parecer nuestro mensaje no está siendo expresado claramente debido a circunstancias que son mucho más grandes que nosotros, y pienso que tiene que ver con política y gobierno".

Rodman arribó a Pyongyang el lunes con siete ex jugadores de la NBA y cuatro jugadores más para el partido por el cumpleaños de Kim, que se piensa es el 31. Además de Smith, el equipo incluye a los ex astros Kenny Anderson, Cliff Robinson y Vin Baker.

El partido sería otro hito en la sorprendente relación entre Rodman y Kim, que raramente se reúne con extranjeros y es posiblemente el gobernante más misterioso en el mundo. Rodman ha calificado el partido de "regalo de cumpleaños" para Kim, pero dice que ha recibido amenazas de muerte por sus repetidas visitas al país y por llamar a Kim "amigo de por vida".

"La forma de algunas de las declaraciones y las cosas que Dennis ha dicho han viciado nuestras gestiones", dijo Smith. "Dennis es un gran tipo, pero la forma en que él explica lo que está pasando... pierde los estribos y dice cosas por las que luego se disculpa".

El comisionado de la NBA, David Stern, ha distanciado a la organización del viaje de Rodman.

"La NBA no está involucrada con el viaje del señor Rodman a Corea del Norte y no participaría en una aventura así sin aprobación del Departamento de Estado estadunidense", dijo Stern en una declaración. "Aunque el deporte en muchas instancias puede ayudar a reducir brechas culturales, ésta no es una de esas instancias".

Rodman es el estadunidense de mayor prominencia en reunirse con Kim desde que éste heredó el poder cuando su padre, Kim Jong Il, murió a finales del 2011. El ex baloncestista viajó por primera vez a Pyongyang en febrero pasado y regresó poco antes de la Navidad para realizar pruebas para el equipo norcoreano, aunque en esa ocasión no se reunió con Kim.

El plan de realizar el partido ha sido criticado a causa del pésimo historial de derechos humanos de Corea del Norte, el desarrollo por el país de armas nucleares y sus amenazas de usarlas si estalla un conflicto con Washington o Corea del Sur. Rodman ha sido criticado especialmente por no aprovechar sus viajes para conseguir la libertad de Kenneth Bae, un misionero estadunidense con problemas de salud que está detenido en Norcorea bajo cargos de crímenes "contra el estado".

ald