GRENOBLE, Francia, 7 de enero.- La esposa de Michael Schumacher pidió a los medios de comunicación apostados frente a la Clínica Universitaria de Grenoble, que abandonen el lugar para devolverle la tranquilidad a la familia y los médicos que acompañan al ex piloto, en estado de coma tras un accidente de esquí.

"Es importante para mí que le quiten presión a los médicos y al hospital para que puedan trabajar con tranquilidad. Confíen por favor en los comunicados y abandonden la clínica. Dejen por favor también a nuestra familia en paz", dijo Corinna Schumacher en un comunicado enviado a los medios. "Apóyennos en nuestra lucha conjunta con Michael", añadió la mujer del siete veces campeón mundial de la Fórmula Uno, operado dos veces del cráneo tras golpearse la cabeza contra una piedra el 29 de diciembre esquiando en la estación francesa de Méribel.

Los médicos definen el estado de Schumacher, de 45 años, como "estable" pero "crítico".

 

pdg