CIUDAD DE MÉXICO, 7 de enero.- Los Timberwolves consiguieron una de las victorias con mayor margen de diferencia en la temporada después de ganar 126-95 ante los Sixers, en Filadelfia.

El cuadro de Minnesota sacó los 31 puntos de distancia en tres periodos, en el último bajaron el ritmo y el parcial finalizó igualado a 21 puntos.

El delantero Kevin Love tuvo una destacada actuación a la ofensiva con 26 puntos en apenas 29 minutos; el centro Nikola Pekovic agregó 16 puntos y 14 rebotes en 23 minutos.

Los Timberwolves sofocaron a los locales en el segundo y tercer periodo, en los que sacaron 28 puntos de ventaja. En el cuarto final los titulares dejaron el partido muy pronto, una vez que la delantera era de más de 30 puntos.

El triunfo deja a Minnesota con marca de 17-17, mientras que los Sixers, proyectados antes del arranque de la campaña a ser uno de los peores equipos de la Conferencia Este, colocaron su récord en 12-22.

Los visitantes comenzaron a hacer la brecha de ventaja más grande cuando mostraron una gran efectividad de tiros de tres puntos, estadística en la que embocaron 16 de 26 intentos para tener un 61.5 por ciento de efectividad.

Filadelfia no tuvo capacidad de reacción y apenas hizo buenos ocho de 18 intentos de tres puntos. Para el cuarto final también dejaron pronto la duela sus titulares, cuando la desventaja ya era muy difícil de solventar.