BRISBANE, 6 de enero.- El australiano Lleyton Hewitt derrotó a su amigo y rival de muchos años, Roger Federer, en una batalla de ex números uno por parciales de 6-1, 4-6 y 6-3, para adjudicarse el título del Abierto de Brisbane y llegar a 29 coronas en su carrera en la ATP, y el primero desde que ganó en Halle, en 2010, derrotando en aquella ocasión al suizo, al que venció ayer.

El triunfo para Hewitt, quien tuvo que someterse a cinco operaciones en el pie durante los últimos cuatro años, colocará al australiano dentro de los mejores 50 de la clasificación de la ATP.

Hewitt ganó el primer título de su carrera en Australia hace 16 años, en su ciudad natal, Adelaida, mientras que Federer jugaba por primera vez en Brisbane.

“El que Federer acudiera a jugar a uno de nuestros eventos pequeños nos ayudó mucho. Este es uno de los mejores torneos antes de un Grand Slam, y yo me siento orgulloso de haber participado”, dijo Hewitt.

“Enfrentar a los mejores jugadores en una final de un torneo siempre es emocionante”, añadió el australiano. “Para mí fue motivante salir a ganar otro título, que no conseguía desde hace más de dos años, pero hoy (ayer) estaba listo para el reto y lo conseguí.”

Hewitt tuvo que luchar más de dos horas para derrotar a Federer, 17 veces ganador de torneos de Grand Slam y uno de los mejores tenistas de todos los tiempos.

El europeo tuvo un comienzo horroroso con 20 errores no forzados en 17 minutos y perdiendo el primer set por 6-1, aunque el australiano, cuyos entrenamientos con Federer atrajeron más público que algunos partidos en la pista central, necesitó cuatro set points para cerrar el parcial.

El suizo se recuperó en la segunda manga y en el 4-4 rompió el saque a Hewitt, quien iba delante por 40-0. El décimo saque as de Federer le concedió triple punto para set, de los que sólo necesitó el primero para igualar el encuentro.

En el tercer parcial, Hewitt, ganador de dos torneos de Grand Slam, se adelantó por 4-1 y aprovechó su primer punto para ganar el partido y levantar el trofeo.

Federer viajará ahora a Melbourne a prepararse para el Abierto de Australia, que comienza el 12 de enero.

Junto con el francés Jo-Wilfried Tsonga jugará el miércoles un partido de exhibición con fines caritativos en el Rod Laver Arena.

“Lleyton tuvo una gran semana y una gran final”, dijo Federer. “Fue también una buena semana para mí. Me habría gustado ganar el título, pero Hewitt fue mejor que yo. Me llevo un buen recuerdo de este torneo y confío en volver al año próximo. Este fue un buen comienzo.”