CULIACÁN, 6 de enero. — Los Águilas de Mexicali se convirtieron en el primer equipo clasificado a las semifinales en la Liga Mexicana del Pacífico al vencer el domingo por 7-3 a los Tomateros de Culiacán y concretar una barrida por cuatro juegos a cero en la serie de la primera ronda de postemporada del circuito.

El partido fue el último disputado en el Estadio General Ángel Flores, casa de los Tomateros de Culiacán desde 1948, que será derribado para dar paso a un nuevo escenario que se inaugurará en octubre, al inicio de la siguiente temporada.

Russel Branyan conectó dos imparables, incluyendo un cuadrangular solitario y anotó dos carreras para la causa de los Águilas. Luis Juárez conectó un imparable productor de dos carreras bateando como emergente, y cuatro jugadores más registraron una carrera producida para redondear el ataque de los ganadores.

El ex lanzador de los Tomateros, Omar Espinoza (1-0) permitió tres imparables y dos carreras en cinco entradas de labor para reclamar la victoria, mientras que el veterano Rodrigo López (0-1) sufrió el doloroso revés tras permitir siete hits y cuatro anotaciones en seis episodios de labor.

En Guasave, los Naranjeros de Hermosillo se pusieron a un paso de alcanzar las semifinales al vencer por 8-3 a los Algodoneros y tomar ventaja de tres juegos a uno en la serie al mejor en un máximo de siete enfrentamientos.

Daryle Ward (1) conectó un cuadrangular de tres carreras, Yunesky Sánchez (3) la sacó del parque en solitario mientras que José Aguilar y Jerry Owens sumaron cada uno dos carreras producidas para liderar la ofensiva de los ganadores.

Édgar González (1-0) se mantuvo durante cinco entradas y dos tercios de seis imparables y tres carreras para reclamar la victoria, mientras que el revés fue al registro de Marco Tovar (0-1), castigado con cinco hits y cuatro anotaciones en seis entradas de actuación.

En Los Mochis, una sólida apertura de Marco Quevedo guio a los Cañeros a un triunfo 6-1 sobre los Mayos de Navojoa, con los que empataron a dos juegos la serie al mejor de siete.

Quevedo (1-1) permitió seis imparables y una carrera en cinco entradas de labor para reclamar la victoria, mientras que Alejandro Soto (0-1) cargó con el descalabro tras permitir tres hits y cuatro anotaciones en apenas una entrada y dos tercios.

Yancarlo Angulo (1) conectó dos imparables, incluyendo un cuadrangular y empujó dos carreras, Ramón Orantes (3) también la sacó del parque en solitario y Jason Burgeois sumó una producida para encabezar la ofensiva de los ganadores.