CIUDAD DE MÉXICO, 5 de enero.- El piloto alemán Michael Schumacher podría haber sufrido daño cerebral tras el accidente de moto de 2009 en Cartagena, España. De acuerdo con el doctor Johannes Peil, la mitad derecha de su cerebro quedó dañado y las secuelas de este incidente afectaron al conjunto del riego cerebral.

“La arteria izquierda se quebró. Y sólo hay dos arterias que se encargan del riego al cerebelo”, señaló el doctor Peil, director de la clínica deportiva de Bad Nauheim y quien ha visitado a Schumacher en el hospital de Grenoble, en Francia, donde fue ingresado hace una semana tras el accidente que sufrió esquiando en los Alpes.

En declaraciones al diario alemán Bild, Peil consideró que a pesar de la severidad de las lesiones, éstas no tendrán ningún efecto en las posibilidades del piloto alemán de recuperación.

Accidente en la pista

En febrero de 2009, Schumacher sufrió un accidente en una pista de pruebas donde practicaba motociclismo, otra de sus pasiones.

Hasta la grave caída del pasado domingo, ese había el percance de consecuencias más graves de su vida.

Fue trasladado a un hospital con una fuerte contusión en el cráneo que lo dejó inconsciente, aunque fue dado de alta días después.

El diario alemán Bild destacó la importancia del cerebelo, especialmente para los pilotos, pues este órgano dirige la motricidad, sobre todo en lo que se refiere a la capacidad de reacción.

A pesar de la lesión, Schumacher regresó en 2010 a la Fórmula 1 para competir con la escudería Mercedes, aunque se retiró tres años después, al finalizar la temporada 2012, cuando tenía 43 años de edad.

La policía francesa interrogó ayer al hijo de Schumacher, Mick, de 14 años, quien estaba presente al momento del accidente de esquí, informaron medios franceses.

Otras dos personas del entorno directo del ex piloto también han testificado en el hospital.

Durante sus 19 años en la máxima categoría, nunca sufrió un percance de gravedad, siendo el más aparatoso en el circuito de Silverstone en 1999 cuando perdió el control de su Ferrari por una falla en los frenos y chocó contra el muro de neumáticos a más de 200 kilómetros por hora, a pesar del impacto, Schumacher salió prácticamente ileso, sólo se fracturó la tibia y el peroné de la pierna derecha.

En total, el alemán consiguió 91 victorias en su carrera, además de siete títulos de campeón de la máxima categoría.