CIUDAD DE MÉXICO, 4 de enero.- El reinado de LeBron James como el Jugador Más Valioso de la NBA está en peligro de llegar a su fin con la consolidación de cuatro figuras que tienen a sus equipos peleando por ser el mejor.

James arrancó la campaña con la meta de ganar su quinto MVP en la mente. En 2012 y 2013 ganó el reconocimiento con una abrumadora contundencia en las votaciones. Antes ya había conseguido este privilegio en 2009 y 2010 y vio rota su hegemonía cuando Derrick Rose se llevó el galardón en 2011.

El delantero del Heat una vez más es el principal referente de los bicampeones, pero las campañas de Paul George, con los Pacers, Kevin Durant, con el Thunder, LaMarcus Aldridge, con los Blazers, y Chris Paul, con los Clippers, están al nivel del que ha sido considerado el mejor jugador de la liga los últimos años.

Durant ha sido el más duro contendiente en la era que James ha dominado ocupando la segunda posición en las votaciones en tres de las cuatro temporadas en las que LeBron ha sido reconocido (2010, 2012 y 2013). Este año el joven delantero de 25 años de Oklahoma City tiene a su equipo como el mejor del Oeste a pesar de la ausencia del armador Russell Westbrook.

El delantero del Thunder es el mejor encestador de la liga (28.6 puntos por juego) y uno de los más certeros tiradores de tres puntos (42.1 por ciento) y en noviembre fue reconocido como el Mejor Jugador del Oeste.

A la par de Durant, entre los contendientes al trono de James como el MVP, el delantero Paul George está en la primera línea de contendientes por lo que ha significado para que los Pacers estén viviendo la mejor temporada de su historia en una fase regular.

George, quien la campaña pasada fue reconocido como el Jugador que Más Progresó de una temporada a otra, es el líder anotador de Indiana con 23.5 puntos; su consistencia es complementada con sus aportes de seis rebotes y 3.5 asistencias por encuentro.

Los Pacers, que tienen el mejor récord de la liga con marca de 25-6 le han robado protagonismo al Heat en el Este y George se convirtió en el Mejor Jugador de Noviembre.

Entre los equipos que le han dado una fisonomía diferente a esta campaña, los Blazers son una de las más gratas sorpresas y su delantero LaMarcus Aldridge sobresale con la que es la mejor campaña de su trayectoria.

Aldridge ha sido reconocido esta campaña con cuatro premios de Jugador de la Semana y es la principal causa de que los Blazers peleen con el Thunder por la supremacía del Oeste con un récord de 26-7, después de que la temporada pasada no calificaron a la postemporada.

El último contendiente al premio de MVP que ha acaparado James las más recientes campañas es el armador Chris Paul, quien es el mejor de su posición en la liga y tiene a los Clippers como el mejor equipo de la División del Pacífico.

Paul lidera la competencia en el rubro de asistencias con 11.3 en promedio por partido y es el segundo mejor anotador del equipo con 19.3 puntos.

Los Clippers mantienen su estatus entre las potencias del Oeste desde que hace tres campañas llegó Paul a la franquicia.