CIUDAD DE MÉXICO, 4 de enero.- Muchos saben que Marco Fabián tiene, para suplir su mal pasado con las Chivas, unas condiciones naturales que ahora busca poner al servicio del Cruz Azul. El nuevo elemento celeste, que debutará con esta playera hoy cuando su escuadra visite al Monterrey, no sólo ha prometido que este año será mejor para él, sino que ya está tranquilo y en paz para explotar todo su talento.

En días pasados, Efraín Flores declaró a Excélsior  entre otras cosas, que le extrañaba que Marco Fabián hubiera desviado su camino al parrandear después de los juegos, por lo que había que hablarle muy fuerte para que no se distrajera, pero por encima de todo, que estuviera tranquilo para que pudiera jugar.

“Tiene razón Efraín Flores. Me da gusto que se preocupe por mí, me debutó en Chivas y por gente como él tengo que regresar. Le prometo a toda la afición que me verán bien, he puesto en orden mi vida, ya encontré la tranquilidad que tanto necesitaba y estoy feliz.”

Marco Fabián, oriundo de Guadalajara, fue la última joya de la cantera del Rebaño Sagrado. Su irrupción se dio justo al mismo tiempo en que Jorge Vergara, el dueño de los rojiblancos, comenzaba un escarceo por hallar una filosofía poniendo y quitando presidentes y directores deportivos, así como técnicos. Marco Fabián tuvo que cargar la responsabilidad de ser el líder y salvador de proyectos que no tenían ni pies ni cabeza.

“No me sentía bien, había muchas cosas que me inquietaban. Me distraje y no pude recuperar terreno, pero las cosas han cambiado. Por fin siento que hallé la paz, la tranquilidad que necesitaba. Creo que los ciclos se terminan y el mío en Chivas se agotó. Tenía que salir y mi llegada al Cruz Azul fue lo mejor, me siento contento y listo para empezar bien”, mencionó el atacante que goza de toda la confianza de su técnico Luis Fernando Tena, el cual supo sacarle lo mejor en los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

Ante esta situación, advierte que es grato que un entrenador de la talla de Tena le conmine a estar en el proyecto: “me ha dado una oportunidad nueva para ganarme mi reputación. Sé que ahora está en mí hacer bien las cosas y tener una importancia en el juego que nos ayude a todos”.

Lo que quiere aclarar desde ahora es un mensaje para la afición cementera. Fabián entiende la responsabilidad que adquiere con una institución que está en emergencia por los títulos y que no tiene margen de error. El refuerzo celeste sabe que lo mirarán con la consigna de salvar la nave.

“Hay mucha presión y ya la sentí, pero no creo que me vaya a afectar demasiado todo lo que se habla en referencia a la falta de campeonatos. Es una gran institución y todos somos importantes, cada quien va a poner su parte. El equipo depende de los once, aunque reconozco que debo tomar un rol principal: sin embargo, la fuerza será mientras más estemos juntos. Aportaré lo que esté en mí.”

En esa referencia, ha sentido el cariño de la afición en muchos momentos durante los partidos de pretemporada. Los seguidores cementeros le piden que se decante por el club y se esfuerce, por lo que promete que eso sucederá.

“Tengo que agradecer a la afición sus muestras de confianza. No es sencillo volver a creer en nosotros. A Cruz Azul le han pasado muchas cosas difíciles, pero estoy seguro que vamos a salir adelante. Contribuiré con lo que más pueda para triunfar todos”, afirmó.