PASADENA, 2 de enero.- Después de varios años de estar lejos de los grandes reflectores, los Espartanos no se encuentran ya más bajo la sombra de ningún otro equipo: son los campeones del Rose Bowl por primera vez en 26 años.

Connor Cook pasó para 332 yardas (la mayor cifra de su carrera) y conectó con Tony Lippett para un touchdown que rompió el empate en el cuarto periodo, para llevar a Michigan State, número cuatro de Estados Unidos, a un triunfo de 24-20 sobre Stanford (cinco), en la edición número 100 del Tazón de las Rosas.

Cook, jugador del partido, también lanzó un pase de touchdown a Trevon Pendleton, y Jeremy Langford corrió para 84 yardas y una anotación para los campeones del Big Ten, los Espartanos (13-1), que terminaron su temporada con 10 triunfos al hilo, incluida su primera victoria en el Rose Bowl desde 1988.

Michigan State también se sobrepuso a su primera desventaja de dos dígitos en la temporada; asimismo, frenaron a los Cardenales (11-3) en una corrida de cuarta y uno cerca de medio campo con 1:46 por jugarse.

Kyler Elsworth, un linebacker suplente que entró por el titular Max Bullough (suspendido), fue el encargado de hacer la tacleada en esa jugada sobre el  fullback Ryan Hewitt.

Los Espartanos han trabajado mucho tiempo para tratar de alcanzar el paso de programas más fuertes como los de Michigan, Ohio State y Wisconsin, que están en la élite del llamado  Midwest, pero la labor de siete años del coach Mark Dantonio los ha puesto al parejo.

Tyler Gaffney corrió para 91 yardas y logró un tempranero touchdown para Stanford; asimismo, el  linebacker Kevin Anderson regresó una intercepción de 40 yardas para anotación en el segundo cuarto. 

Pero los Cardenales no lograron respaldar su actuación de 2014 en Pasadena y triunfar espalda con espalda en el tradicional cotejo del primer día del año.  La ofensiva sólo logró tres puntos después del primer cuarto.

Y Gafffney sólo pudo observar cómo Hewttt fue detenido en la última jugada de Stanford.

Pero a 112 años del considerado primer Rose Bowl, Stanford y Michigan protagonizaron un duelo memorable en el mismo estadio que el próximo lunes será sede del juego por el título de la NCAA, entre Florida State (1) y Auburn (2).

Stanford inició el cotejo con una ofensiva de 77 yardas que culminó con un acarreo de 16 yardas de Gaffney para touchdown. Jordan Williamson anotó un gol de campo que puso las cosas 10-0 en el primer cuarto; después los Espartanos concretaron un ataque de 13 jugadas para la anotación de Langford.

Cook fue interceptado por  Kevin Anderson, quien por primera vez en su carrera devolviópara anotación, el primer TD defensivo permitido por Michigan State en toda la campaña.

Pero el joven respondió con una ofensiva de 75 yardas en 99 segundos para enviar un pase de dos yardas a Pendleton, a 28 segundos de que acabara la primera mitad.

El linebacker Shayne Skov, de Stanford (quien se formó con los Gamos de Guadalajara), forzó un fumble de Langford dentro de la 10 de los Cardenales, pero nada de eso fue suficiente.

Luego que Cook conectó con Lippett para el definitivo touchdown. Stanford aún anotó un gol de campo con 5:05 por jugarse, pero después fueron detenidos.