SAN ANTONIO, 30 de diciembre.- Tony Parker, escolta francés de los Spurs de San Antonio, ofreció disculpas, tras conocerse una fotografía en la que hace el mismo gesto, considerado antisemita, que ha metido en una polémica a su compatriota, el futbolista Nicolas Anelka.

En la fotografía, que ha sido propagada de nueva cuenta en redes sociales, aparecen Parker y un comediante francés haciendo un gesto conocido, en el país europeo como la "quenelle". Los críticos de esa seña la describen como un saludo nazi pero con el brazo hacia abajo. El fin de semana, Anelka hizo el gesto para celebrar un gol, lo que le generó muestras de indignación, incluso por parte del gobierno francés.

En un comunicado difundido por los Spurs de San Antonio, Parker dijo que la fotografía en cuestión se le tomó hace tres años, tiempo en el que desconocía que la seña "podía ser ofensiva o dañina en algún modo". Aseguró que en aquel entonces consideraba que el gesto era simplemente parte de un acto cómico, y se disculpó por cualquier malentendido que la imagen pudiera generar.

"Aunque este gesto ha sido parte de la cultura francesa durante muchos años, no fue sino hasta fechas recientes que conocí las preocupaciones que esto genera", señaló Parker.

La foto surgió en las redes sociales después de que el veterano delantero, Anelka, hizo el mismo gesto el sábado, al celebrar un gol en la Liga Premier inglesa.

El club de Anelka, West Bromwich Albion, emitió el lunes un comunicado en el que aseguró que el jugador se ha comprometido a no hacer de nuevo la polémica señal. La Asociación del Fútbol Inglés comenzó también una investigación que podría derivar en un castigo de cinco partidos para Anelka.

De igual manera, el futbolista mencionó que sólo se trató de un pequeño homenaje al comediante.

Dieudonne M'bala M'bala, el comediante que comenzó a popularizar la seña a finales de los años noventa, afirma que el saludo, con un brazo estirado hacia abajo y el otro cruzado para tocar el hombro, es un desafío contra los poderosos y no una manifestación antisemita.

La fotografía de Parker lo muestra también posando con Dieudonne realizando dicha acción.

El basquetbolista se negó a hablar con la prensa después de la práctica del lunes. En su comunicado aseguró que jamás hará el gesto de nuevo.

"Ojalá que este incidente sirva para educar a otros acerca de la necesidad de estar al tanto de cosas que parecen inofensivas pero que pueden tener en realidad una historia de odio y daño", confió Parker.