GUADALAJARA, 30 de diciembre.- El 17 de febrero de 2001 el canterano de las Chivas, Omar Bravo, participó por primera vez en un partido de Primera División con el equipo rojiblanco. Desde entonces, el ariete mexicano ha sido clave en la historia del Rebaño y el próximo viernes podría establecer una nueva estadística, pues tendría su aparición número 300 con la playera ‘chiva’.

A sus 33 años y tercera etapa con la playera rojiblanca, Bravo Tordecillas tendrá su reaparición con el conjunto dirigido por José Luis Real, quien, de requerir del delantero, haría cumplir el tercer centenar de partidos con el equipo al oriundo de los Mochis, Sinaloa, en la primera jornada del Torneo Clausura 2014 de la Liga MX cuando Guadalajara visite al Santos Laguna en el Estadio Corona

“Es un orgullo, trato de mantener mi carrera vigente, con mucha dedicación, con mucho esfuerzo, me enorgullece una cantidad así en el Guadalajara, voy a tratar de seguir siendo un jugador profesional, con dignidad y con mucha fortaleza”, dijo respecto a su histórico registro.

Bravo está emocionado, siente la adrenalina a tope como en su debut profesional en 2001, con el uniforme del 'Rebaño Sagrado', luego de haber sido reclutado por el propio ‘Güero’ Real.

“Ojalá que se pueda dar con un triunfo”, comentó el jugador ante la primera prueba que tendrá el equipo en el torneo, donde buscarán evitar el descenso y pelear en los Más alto de la tabla. Además, dio a conocer sus deseos para el próximo año, que consisten en “que el equipo sea protagonista, estar bien en lo individual, sano, fuerte y poder aportar al grupo”.

fdr