CIUDAD DE MÉXICO, 27 de diciembre.- El jugador del Barcelona, Andrés Iniesta, le jugó una pequeña broma a sus seguidores al aparentar ser un trabajador de una telefonía móvil en una tienda comercial.

Al principio, las personas se acercaron al área para pedir información de los productos. No se daban cuenta aún de quién era el personaje que los atendía, pero al pasar los minutos su rostro les parecía familiar e inclusive una señora le preguntó si era un actor.

Al final, las personas se fotografiaron con el jugador del Barcelona.

ald