CIUDAD DE MÉXICO, 25 de diciembre.- LeBron James y el Heat de Miami visitan a unos desesperados Lakers de Los Ángeles, que para colmo de males no podrán contar con el lesionado Kobe Bryant.

Los bicampeones de la NBA, Miami, lograron un dramático triunfo el lunes ante los Halcones de Atlanta en tiempo extra, lo que les permitió mantenerse cerca de los líderes de la Conferencia del Este, los Pacers de Indiana.

Por el contrario, los Lakers cayeron sin  poner resistencia ante los Soles de Phoenix, para ligar su segunda derrota y caer dos juegos por debajo de los .500 de porcentaje (13-15).

Al igual que la temporada anterior, el equipo californiano se ha visto afectado por lesiones de sus jugadores clave.

Bryant se perderá unas seis semanas debido a una fractura lateral en la tibia izquierda.

Apenas el pasado 8 de diciembre, Kobe había regresado a las duelas tras una ausencia de ocho meses por un problema en el tendón de Aquiles.

El canadiense Steve Nash no ha visto las suyas desde que llegó a Los Ángeles la temporada anterior, también estará fuera otras cuatro semanas.

Nash tuvo un problema con uno de los nervios de la parte baja de la espalda que lo ha alejado de las duelas de la NBA.

Del otro lado, todo parece seguir en orden para un equipo que busca el tricampeonato en la liga.

Miami marcha segundo en la Conferencia Oeste con 21-6, a juego y medio de los líderes, los Pacers de Indiana.

Como suele suceder año tras año, LeBron es el líder estadístico y espiritual de una quinteta que poco a poco forja una dinastía histórica en la NBA.

James promedia 24.9 puntos por partido, 6.8 rebotes y 6.6 asistencias.

El duelo en los tableros ante el español Pau Gasol, quien promedia 9.4 tableros por juego, será clave en el desarrollo del partido.

Y mientras Miami es el sublíder del Este, Lakers está hasta la décima posición del Oeste.