NUEVA YORK, 20 de diciembre.- Más cerca del final de su carrera que de sus inicios, Carlos Beltrán finalmente se puso el uniforme de su equipo favorito de la infancia.

El jardinero puertorriqueño fue presentado el viernes en conferencia de prensa en el Yankee Stadium, después de firmar un acuerdo por tres años y 45 millones de dólares pactado hace dos semanas pero que fue oficializado el jueves.

Con el número 36 en su camisola y acompañado de sus dos hijas y su esposa, Beltrán habló sobre lo mucho que admiraba a los Yanquis mientras crecía en Puerto Rico, y lo cerca que estuvo de unírseles en 2005. Pero ese año no lograron suscribir un convenio, lo que dejó a Beltrán sin más opción que firmar con los Mets. En 2011 fue cedido a San Francisco. Firmó un contrato por dos años y 26 millones de dólares con San Luis antes de la campaña de 2012 y llegó a la Serie Mundial por primera vez este año.

"Tener la oportunidad de volver como Yanqui significa mucho para mí. Crecí siendo fan de los Yanquis. Crecí siendo fan de Bernie Williams. En un momento casi tuve la oportunidad de firmar con los Yanquis. No se dieron las cosas", dijo Beltrán. "Pero a fin de cuentas, ya lo pasado, pasado. Espero con ansias unirme a este equipo y enfrentar los desafíos que me esperan".

"Además tengo de nuevo la oportunidad de jugar con un equipo que puede aspirar al título de la Serie Mundial, que es el gran sueño de cualquier pelotero", dijo.

Aunque el plan del equipo es mantener su nómina de 2014 debajo del umbral de los 189 millones y persiste la incertidumbre sobre el estatus del contrato de Alex Rodríguez, los Yanquis han estado gastando animadamente.

El cátcher Brian McCann firmó por cinco años y 85 millones; y el ex jardinero de los Medias Rojas Jacoby Ellsbury pactó un acuerdo por siete años y 153 millones.

ald