CIUDAD DE MÉXICO, 20 de diciembre.- Durante un partido de la liga rumana de Primera División, un jugador cortó un avance del equipo rival con una barrida cerca del área chica, pero no pensó las consecuencias de su acto al producir una escalofriante lesión.

Dan Roman se quitó a un marcador, estaba a punto de internarse en el área cuando un rival cortó su jugada con una barrida. El árbitro de inmediato paró la jugada y le sacó tarjeta amarilla. Ciprian Dinu vio a Rodman y enseguida se llevó las manos a la cabeza, no daba crédito a lo que observaba.

El tobillo derecho de Rodman se fracturó e impresionó a todos los presentes.

Todos pidieron la asistencia de los servicios médicos.

Al ver esta lesión, el árbitro decidió expulsar a Dinu.

Esto sucedió en el encuentro que Botosani le ganaba 2-1 al Gaz Metan.

ald