PYONGYANG, Corea del Norte, 20 de diciembre.- Dennis Rodman, ex estrella de la NBA, dirigió una sesión de práctica de un grupo de basquetbolistas norcoreanos que enfrentarán a 12 veteranos de la NBA en un partido de exhibición con motivo del cumpleaños del líder Kim Jong Un, aunque no ha convencido a todos los jugadores de la escuadra estadunidense de que no hay problemas con viajar a Pyongyang.

El extravagante miembro del Salón de la Fama de la NBA dijo que los planes para el juego avanzan, pero que algunos de los 12 estadunidenses que desea traer tienen miedo de venir.

Algunos analistas extranjeros dicen que la dramática purga y ejecución del otrora poderoso tío de Kim hace una semana ha provocado dudas sobre el futuro del líder norcoreano. Pero funcionarios del gobierno dicen que no hay inestabilidad y que Kim conserva el control.

"Todavía tienen miedo de venir, pero yo les digo que no teman, que aquí todo es amor", declaró Rodman después de las pruebas en el gimnasio bajo techo de Pyongyang. "Yo entiendo lo que está pasando políticamente, y yo no me inmiscuyo en eso. Esto lo hago sólo por los niños aquí, por este país y por el mío, y por el mundo".

Rodman, quien llegó a Pyongyang el jueves, dijo que espera anunciar pronto la alineación de su equipo, agregando que planea otro partido en junio.

Con una camisa rosa y fumando un puro, Rodman observó a dos docenas de jugadores norcoreanos en una sesión de práctica, tras la cual dijo que los 12 que escoja recibirán un par de zapatillas deportivas nuevas.

Cuando le preguntaron por qué le gustaba el baloncesto, el jugador Kim Un Chol le dijo a Rodman que comenzó a jugar porque le había gustado mucho cuando vio el juego en televisión, agregando que desea ser un buen deportista porque esta disciplina es la favorita del líder Kim y de su padre, el fallecido Kim Jong Il.

Rodman preguntó a los demás jugadores si opinaban lo mismo. Todos asintieron al unísono.

"Quiero que hagan algo por su líder", les dijo Rodman. "Es su cumpleaños. Es un día especial, muy especial, para el país".

El viernes, Rodman enfatizó que espera que el juego sea amistoso, sin matices políticos o nacionalistas y dijo que los ex jugadores de la NBA se enfrentarán a los norcoreanos en la primera mitad del partido, pero que los jugadores se mezclarán durante la segunda mitad.

"No se trata de ganar o perder. De lo que se trata es de unir dos países", dijo Rodman.

ald