CIUDAD DE MÉXICO, 18 de diciembre.- Antonio Mohamed pasó en dos años de ser un técnico que tenía “todo por ganar”, en una aventura nueva en Primera División llamada Xolos, a estar en uno de los clubes de mayor envergadura y exigencia de la Liga: el América, en el que tendrá “todo por perder”, como él mismo lo reconoció. Pero lo hace convencido de que volverá a triunfar.

Si bien aceptó que Miguel Herrera le dejó una tarea difícil, por las dos finales que disputaron las Águilas en 2013 bajo su mando, Mohamed aseguró tener los argumentos para mantener la inercia en la institución e incluso cree que su aporte podrá “potenciar” lo que ha hecho el club en los recientes torneos.

“La vara está muy alta, lo tenemos claro, pero desde el primer momento sabíamos que iba a ser así. Bienvenido sea. Nos preparamos mucho para este momento y esperamos poder aprovecharlo y disfrutar mucho estar acá, porque siempre quise hacerlo”, comentó el Turco, quien firmó contrato por un año.

Como lo adelantó Ricardo Peláez el lunes pasado, el estratega argentino no hará muchos cambios en cuanto al plantel ni en la forma de jugar que lo llevó al éxito. Además de Narciso Mina y Christian Bermúdez, nadie más saldrá y en su sitio llegarán un delantero y un defensa central (se habla de Pablo Aguilar). La línea de tres defensas con dos carrileros en la parte baja también se mantendrá.

El timonel comentó que cuando un equipo ha sido exitoso recientemente no se deben de realizar cambios sustanciales. Si acaso tratar de mejorar en la forma de atacar o de jugar en las acciones a balón parado. Nada más.

“Cuando te compras un carro nuevo y funciona perfecto y le quieres cambiar los rines por otros diferentes después te ves como un naco. Si las cosas van bien de alguna manera no vas a ponerle un traje rojo y nada. Tranquilo, va bien. Modificaré unas pequeñas cosas”, añadió.

En su comparecencia ante los medios, recordó que llegó a rechazar una oferta de las Águilas en su etapa como jugador, pero ahora como timonel no pudo negarse. Aseguró estar en el mejor momento de su carrera, por lo cual creía conveniente tomar las riendas de un club tan rodeado de presión como el de Coapa.  Gustavo Lema, Claudio Keni y Julio Hezze lo acompañarán como parte de su cuerpo técnico.

Por otra parte, aclaró que no se le debe relacionar esta vez con el loco que maravilló como jugador en el equipo de Toros Neza a mediados de la década de los noventa. “He cambiado muchísimo, ya no soy más esa persona rebelde que jugaba con el pelo pintado; ahora soy una persona más grande, más madura, totalmente diferente”, detalló.

En su presentación como técnico de las Águilas, el argentino estuvo acompañado por José Romano, presidente operativo de la institución, y Peláez, quien dio a conocer que los objetivos e ilusión son las mismas a las que expuso en la presentación del Piojo hace dos años.

“Calificar en esta institución es un objetivo, pero también una obligación y siempre buscaremos pelear por el título. Contamos con un buen plantel y estamos muy contentos con la llegada de Tony”, dijo.