CIUDAD DE MÉXICO, 17 de diciembre.- Entre lágrimas y sonrisas se despidió en el Yankee Stadium el cerrador panameño Mariano Rivera, en un partido que los de Nueva York finiquitaban su eliminación de la temporada.

Los más de 48 mil aficionados que estaban ese día en el estadio le rindieron una ovación de cuatro minutos, mientras que el capitán Derek Jeter y Andy Pettitte se encargaron de ir al montículo para despedir a su compañero que se va como el máximo salvador de juegos en la historia de las Mayores con 652.