CIUDAD DE MÉXICO, 17 de diciembre.- Los Pacers fueron sorprendidos por un equipo con marca perdedora y dejaron su condición de invictos como locales después de perder 101-96 ante los Pistones.

Indiana, el mejor equipo de la NBA, sufrió su cuarto descalabro del año, pero el primero ante sus aficionados, que los habían visto ganar 11 juegos en fila antes de anoche. Ahora sólo el Thunder conserva la etiqueta de imbatible en casa con marca de 12-0.

Los Pistones, que tienen marca de 12-14, afrontaron la visita con una destacada actuación del delantero Josh Smith, quien finalizó con 30 puntos. El domingo estuvieron cerca de vencer a los Blazers, el mejor conjunto de la Conferencia Oeste con marca de 20-4, pero en los últimos segundos del tiempo extra se les escapó el triunfo.

Para el cuadro de Detroit el triunfo de anoche significó poner fin a una racha de nueve derrotas en fila cuando habían visitado Indiana. La clave de su victoria se fundamentó en el dominio en la recuperación de balones después de superar 55-40 en rebotes al mejor equipo defensivo de la NBA.

Los Pacers llegaron a estar 96-94 abajo en los últimos instantes del cuarto final, pero su ofensiva no pudo mantener el ritmo.

Lance Stephenson fue el mejor encestador de los Pacers con 23 puntos, además de que recuperó siete rebotes. La defensiva de los Pistones limitó al centro Roy Hibbert a sólo cuatro rebotes, en uno de sus peores juegos de la campaña.