CIUDAD DE MÉXICO, 16 de diciembre.- En su último día en Coapa, el técnico Miguel Herrera dio las gracias al Club América por los dos años que pasó ahí, además de mencionar que ha vivido momentos especiales, con sentimientos encontrados por su partida y su integración al Tricolor. 

"Mis retribuciones a los directivos, por supuesto a Emilio (Azcárraga), a Ricardo Peláez y a la afición. El club me ayudó a crecer, a llamar la atención de los directivos de la federación para ser los responsables de la selección. Cierro un ciclo del cual estoy muy contento. Ya me quité la playera del América", señaló.

Por otra parte, el ‘Piojo’ se disculpó por la forma como reaccionó tras la derrota de su equipo en la final, sobre todo la manera como crítico la actuación del árbitro Roberto García Orozco, además de reconocer de manera abierta el León superó con justicia a su equipo en la final.

Mencionó que el aprender a ser mesurado es una de las grandes enseñanzas que se llevará al Tricolor. "Hay que ser conscientes de que en lo venidero debemos de ser así", puntualizó. 

Herrera espera que su estancia en el Tri sea longeva, al menos hasta el 2018, y ya después de eso pensará en la posibilidad de regresar a la organización azulcrema. Las puertas las tiene abiertas y eso lo tiene complacido.

Por su parte, Ricardo Peláez aclaró que las Águilas no cambiarán mucho con la llegada de Antonio Mohamed al club, en una situación que fue entendida tanto por la institución como por el estratega. Ambas partes saben que es primordial no descomponer a un equipo que funciona a la perfección. 

"Yo lo escogí,  yo soy responsable de lo que suceda y me encuentro muy ilusionado como sucedió con Miguel en su momento. En esta institución hay límites, Miguel los tuvo, se dedicó a trabajar en lo que le correspondía,  entonces Toño es consciente de que debe existir continuidad".
Mohamed será presentado este martes, a las 17:00 horas como técnico del América, aunque empezará a trabajar con el grupo hasta el 26 de diciembre,  fecha en la que regresarán al trabajo, después de unas vacaciones.

El ecuatoriano Narciso Mina, quien fue el villano americanista en la final al fallar opciones claras de gol, y Christian Bermúdez son las dos bajas que confirmó Peláez.  En su lugar llegarán uno o dos refuerzos, aunque el directivo no quiso dar pistas de quienes se trataría. 

Al margen, al igual que el técnico, lamentó la actuación de los jueces, aunque no quiso hacer mayores aspavientos. Por igual aclaró que Francisco Javier Rodríguez no será castigado por haberle arrojado un balón al árbitro después de haber recibido la tarjeta roja. 

También explicó que se les pidió a los jugadores ejercitarse por su parte, debido a que tienen poco tiempo de preparación. El siguiente torneo comienza el 3 de enero.

cmb