CIUDAD DE MÉXICO, 15 de diciembre.- Con la final en la cual se coronó León, Miguel Herrera cierra un capítulo más en su trayectoria como director técnico, pues dirigió su último partido al frente de las Águilas del América para, posteriormente, enfocarse en el trabajo con la Selección Mexicana que participará en el Mundial de Brasil 2014.

‘El Piojo’, además de dejar un campeonato con el conjunto de Coapa, también brindó declaraciones memorables en el tiempo que estuvo como timonel de los ‘azulcremas’. Aquí te mostramos algunas de  las frases de Miguel Herrera que más hicieron eco en su ciclo con América.

"No queda en mejor momento la frase de 'ódiame más'".

“No sé si (este América) espanta. Sí, estamos feos. Ya de entrada, con las caras que hago cuando hacemos gol, sí, pero lo que tenemos que hacer es jugar al futbol y ganar. No queremos espantar a nadie, sólo ganar y demostrar que el equipo está consciente de lo que quiere”.

"Esperemos que nos sigan odiando mucho más, porque el 15 de diciembre estaremos levantando la copa"

"Siempre han envidiado al América, hasta yo lo envidiaba antes".

"Si estamos guapos, ¿qué miedo vamos a dar? No estamos guapos, pero estamos de moda, ¿no?".

“No pensamos en levantar a alguien; al contrario, en ganarle”.

“El América no es El Chucho, el América es un club de historia, de tradición y grandeza, no es sólo un jugador”.

(Sobre chivas, antes de enfrentarse) "Creo que no estamos para espantar a nadie, somos un equipo de futbol que intenta ganar, los que se deben espantar son ellos con la tabla porcentual. Eso sí debe espantar".

“Aquí hay que ganar para estar vigente”.

“Desde que me senté aquí, siempre dije que tengo al mejor equipo”.

“Somos la motivación de los rivales, de ganarle al campeón, de ganarle al América”.

“Seguiremos de moda y que nos odien mucho más”.

“La obsesión por ser campeón debe siempre existir”.

“Para mí América es mejor pero hay que demostrarlo en la cancha”.

(Sobre Miguel Mejía Barón) ”Me queda claro que de seguro le gusto, por sus desviaciones sexuales, porque no para de darme, nada más habla de mí en sus columnas”.

 

fdr