CIUDAD DE MÉXICO, 15 de diciembre.- A simple vista podría afirmarse que se trata de un jugador extranjero, sin embargo, es un futbolista que nació en Aguascalientes, de padre estadunidense y madre mexicana, es William Yarbrough, un chico cuya carrera ha ido en aumento de manera rápida.

Con 24 años de edad, William Paul Yarbrough Story disfruta las mieles de un campeonato que consiguió hoy gracias al esfuerzo de sus compañeros y a las oportunas intervenciones que tuvo durante toda la serie que comenzó el jueves pasado en León.

Un torneo que jamás se hubiera imaginado, el arquero que cuenta con la doble nacionalidad, supo aprovechar las oportunidades que se le presentaron, comenzando por la lesión que sufrió el arquero titular, Christian Martínez, que provocó el llamado por parte de Gustavo Matosas quien confió en las cualidades del novel portero para ponerlo en el arco.

Su debut en Primera División se dio apenas en el mes de marzo, cuando se jugó la jornada 10 del Clausura 2013 y, pese a su juventud, después de haber sido registrado como tercer arquero del conjunto Esmeralda, Yarbrough logró mantenerse en la titularidad y defender con creces la meta leonesa.

Al inicio, su poca participación causaba dudas entre los aficionados, señalando su inexperiencia durante las ocho primeras jornadas en las que participó. Ante esos cuestionamientos, el arquero debutante pudo ir aumentando su nivel y seguridad en la portería, lo que provocó que no fuese removido del once inicial. Su progreso quedó demostrado en el torneo regular y en la Liguilla, donde fue pieza clave para que el León levantara el título del Torneo Apertura 2013.

Sin duda, una de las grandes revelaciones del actual torneo y, a partir de este momento, muchas miradas estarán dirigidas en la carrera del cancerbero que cuenta con un promisorio futuro, tanto en León, como, quizá, en la Selección Mexicana, donde él mismo declaró le gustaría jugar y donde ha tenido participación, en fuerzas inferiores, como en el Premundial Sub-20.

fdr/ald